Tres mujeres inmigrantes que acusaron a las autoridades de desquitarse con ellas por ponerse en huelga de hambre mientras estaban detenidas en un centro migratorio en Texas, quieren que su caso sea desestimado.

Hace algunos meses, las mujeres presentaron una demanda colectiva contra el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) y el operador de la prisión privada en la ciudad de Karnes, el grupo GEO. Las mujeres pidieron una orden judicial de alejamiento para evitar las supuestas prácticas en represalia.

Un juez negó la concesión de una orden de alejamiento temporal. El ICE dijo que respeta el derecho a manifestarse de toda la gente.

El periódico San Antonio Express-News informó que las mujeres ya fueron liberadas. A una de ellas se le otorgó autorización para permanecer en Estados Unidos y las otras dos salieron tras pagar una fianza mientras continúa su proceso migratorio.