Naomi Campbell – Illustrator Christine Cornell
Naomi Campbell durante el juicio en 2007 por agredir a su criada lanzando contra ella un Blackberry forrado de diamantes. La modelo fue condenada a  365 dólares de multa, trabajos comunitarios y hacer terapia para controlar los ataques de rabia © Christine Cornell - From 'Courtroom Art' by Daniel Scott, published by Portico.

Los ilustradores y dibujantes, sobre todo en los EU y el Reino Unido, suelen recibir encargos para hacer bocetos de sesiones judiciales en las que el banquillo de los acusados está ocupado por algún o alguna celebrity, esos personajes a los que los medios de comunicación, sobre todo la prensa rosa y sensacionalista, idolatra con tanta pasión como el público más encandilado o cegado por el fulgor de la fama.

Los artistas ingleses lo tienen complicado en su país: el Reino Unido, junto con Hong Kong, es el único lugar del mundo donde la reglamentación legal impide que se hagan sketches en tiempo presente. Ni fotos, ni vídeo, ni dibujos están admitidos en los juzgados. El dibujante debe tener una memoria prodigiosa: cuando capta una escena digna de ser inmortalizada, es necesario que la grabe en la mente y la memorice, salga al pasillo y haga un primer boceto que más tarde pueda culminar.

Cuarenta años de procesos

Courtroom Art. In the Dock with the Rich and Famous (Arte en el juzgado. En el banquillo con los ricos y famosos) es una antología de cuarenta años de bocetos de juicios a famosos que han pasado por el banquillo de los acusados para responder a demandas que van del divorcio o la reclamación de derechos impagados a la agresión o el asesinato. El libro, editado por Portico-Pavillion [112 páginas y un PVP de 12.99 libras esterlinas], está coordinado por el ilustrador Daniel Scott, que se ha encargado de la selección de dibujos de medio centenar de sesiones judiciales de procesos en los que han estado involucrados desde Michael Jackson a Sid Vicious o Amy Winehouse.

Obras definitivas de una forma de arte a la que no queda demasiado tiempo La antología es una de las "obras definitivas" de una forma de arte que "no estará con nosotros demasiado tiempo", dicen los editores al hacer referencia a la cada vez más habitual norma de permitir que las sesiones sean retransmitidas o grabadas o, al contrario, si se entiende que la intimidad de los implicados puede verse perjudicada, se celebren en absoluta opacidad gráfica.

Los juicios militares de Guántanamo

El boceto dibujado solía ser el formato al que acudían los medios para mostrar aquello que los jueces no dejaban ver: el último ejemplo se dio en los juicios militares en la prisión alegal de Guantánamo, donde el único testimonio gráfico de las sesiones entre 2006 y 2013 fue el de la ilustradora Janet Hamlin.

Heather Mills arrojó agua encima de la abogada de Paul McCartney Courtroom Art muestra una combinación muy abierta de momentos de la cultura pop, en los cuales, como dicen los editores, "la fama y lo criminal se encuentran". Casi todos los momentos mostrados son inolvidables: desde la actriz Winona Ryder confesando con recato arrepentimiento sobre sus episodios de cleptomanía, hasta Heather Mills lanzando agua sobre la abogada de su marido, el exbeatle Paul McCartney, en una de las desaforadas sesiones de la demanda de divorcio.

Desde el siglo XVII

Aunque los bocetos judiciales no son nada nuevo —se conservan dibujos de los procesos de finales del siglo XVII contra las mujeres acusadas de practicar la brujería en Salem (Massachusetts-EU)—, han seguido jugando un papel fundamental en la difusión de las sesiones que, aunque tildadas por la ley de celebrarse en "audiencia pública", no admiten la presencia de cámaras. Artistas como la inglesa Priscilla Coleman, de la que en el libro aparecen varios bocetos, entre ellos los de Winehouse cuando fue acusada de agredir a una fan, han alcanzado la excelencia y el reconocimiento público.

La custodia de los hijos de Woody Allen y Mia Farrow, la agresión de Naomi Campbel... Otros casos que están registrados en la antología son las sesiones de la demanda de actores Michael Douglas y Catherine Zeta-Jones contra la revista Hello por publicar fotos de su boda sin permiso, la declaración de la modelo Naomi Campbell cuando fue acusada de lanzar un teléfono forrado de diamantes contra su criada, la batalla legal por la custodia de los hijos de Woody Allen y Mia Farrow, el proceso por asesinato contra O.J. Simpson y el de plagio de Mick Jagger presentado por el músico de reggae Patrick Alley.