Empleo
Una mujer trabaja en la planta BRP de Querétaro. NOTIMEX

Mientras Estados Unidos celebra este lunes el Día del Trabajo, el mercado laboral estadounidense registra una tasa de desempleo del 5,1%, la cifra más baja en más de siete años, sugerente de niveles económicos saludables que tradicionalmente han sido el umbral de mayores ingresos y consumo y un crecimiento económico. No obstante, los salarios apenas han subido y millones siguen al margen del mercado laboral.

En agosto, la tasa de desempleo cayó debido a un aumento de 173.000 empleos y la mayoría de los economistas anticipa que el gobierno ajustará la cifra hacia arriba debido a las tendencias de temporada que son notoriamente difíciles de calcular.

Los datos difundidos el viernes reflejan la durabilidad de la economía estadounidense, que hasta ahora ha resistido las tribulaciones mundiales: mercados bursátiles tumultuosos, una aguda desaceleración en China, la economía europea en apuros y el comienzo de una recesión en Canadá, su mayor socio comercial.

Sin embargo, el informe también revela aspectos de una expansión económica que ha sido estable sin ser completamente satisfactoria: el crecimiento salarial permanece escaso y millones de personas siguen marginadas del mercado laboral.

Joseph LaVorgna, economista jefe en el Deutsche Bank, califica el mercado laboral de "bueno" pero no estupendo.

Desempleo a la baja

La cifra es una evidencia sólida de por qué el mercado laboral de Estados Unidos es la envidia de la mayor parte del mundo industrializado: la tasa de desempleo ha caído un punto de porcentaje en los últimos 12 meses debido a que más estadounidenses consiguen trabajo.

En otros momentos mientras la economía se recuperaba de la Gran Recesión, la tasa de desempleo bajaba solo porque muchas personas habían abandonado su búsqueda de trabajo y no se les consideraba desempleadas.

Sin embargo, los empleadores han agregado casi 2,6 millones de empleos desde el año pasado, unos 764.000 más que el número que se retira, empieza la universidad o deja de buscar trabajo.

Y un desempleo del 5,1% confirma el panorama que traza la Reserva Federal (banco central) para considerarla una economía normal.

Salario por hora

Por su parte, el salario promedio por hora ha subido solo el 2,2% en el último año a 25,09 dólares. Este aumento parece adecuado a algunos economistas debido a la bajísima inflación en ese período, pero una tasa de desempleo que apenas supera el 5% presumiblemente impulsa un aumento en la paga.

Esto se debe a que cuando aumentan las contrataciones, el suministro de trabajadores disponibles se achica y los empleadores generalmente se ven obligados a aumentar la paga para atraer talento.

Sin embargo, desde 2012, el ingreso promedio horario apenas ha aumentado entre 1,8% y 2,2% en los informes mensuales, insuficiente para que muchos sientan que su nivel de vida ha mejorado.