Vehículo entra por la fuerza en Mar-a-Lago; descartan ataque

Una conductora evidentemente intoxicada atravesó el viernes con su camioneta dos retenes de seguridad en Mar-a-Lago, en lo que según las autoridades no fue un ataque al complejo vacacional del presi...

Una conductora evidentemente intoxicada atravesó el viernes con su camioneta dos retenes de seguridad en Mar-a-Lago, en lo que según las autoridades no fue un ataque al complejo vacacional del presidente Donald Trump pero que obligó a policías a disparar contra el vehículo.

La conductora, Hannah Roemhild, de 30 años, que dice ser cantante de ópera en su página de Facebook, fue arrestada posteriormente en un motel cercano. Nadie resultó herido, se informó.

Trump no se encontraba en el club de Palm Beach, aunque iba a llegar horas después.

Roemhild nunca estuvo ni remotamente cerca de ingresar al perímetro interno del centro turístico propiedad del presidente, dijo Ric Bradshaw, jefe policial del condado Palm Beach, en una conferencia de prensa.

La mujer evidentemente intoxicada estaba bailando encima de su vehículo frente al hotel Breakers, a unos 5 kilómetros (3 millas) de Mar-a-Lago, cuando se le acercó un policía de Florida fuera de servicio que estaba trabajando en la seguridad del hotel, dijo Bradshaw.

Roemhild se metió a la camioneta y se negó a bajar la ventanilla y a mirar al oficial, señaló Bradshaw. Luego se echó en reversa y comenzó a alejarse. El oficial rompió el cristal e intentó agarrar el volante, pero no pudo detenerla.

Los agentes la persiguieron a más de 110 kilómetros por hora (70 millas), en ocasiones en sentido contrario a la circulación, dijo el mayor Robert Chandler de la Patrulla de Carreteras de Florida.

Roemhild pasó a toda velocidad por uno de los retenes de Mar-a-Lago y luego por otro, donde los agentes del Servicio Secreto y policiales apenas lograron evitar ser arrollados antes de disparar varias veces, agregó Bradshaw. Sin embargo, pudo escapar.

Los investigadores creen que recogió a una pariente antes de que localizaran su vehículo valiéndose de un lector de placas de matrícula. Roemhild se alejó corriendo de su camioneta frente a un motel cercano y un policía la derribó, señaló el jefe policial.

En el estacionamiento del motel se encontraba el vehículo con la ventanilla del conductor y la trasera totalmente destrozadas.

Bradshaw dijo que la mujer no parece tener antecedentes delictivos. Ahora se le fincarán cargos de agresión a un funcionario federal, agresión letal a dos agentes policiales y violaciones al reglamento de tránsito.

Ha habido varias intrusiones a Mar-a-Lago desde que Trump asumió la presidencia del país.

El 5 de enero, horas después de que Trump y su familia habían salido del club tras unas vacaciones de dos semanas, un residente de Florida que había sido dado de baja deshonrosamente de la Armada de Estados Unidos por delitos sexuales fue arrestado luego de que pasó por dos retenes de seguridad identificándose falsamente como miembro de la tripulación del helicóptero del presidente.

En marzo de 2019, la china Yujing Zhang logró entrar en Mar-a-Lago mientras llevaba consigo una laptop, teléfonos y otros dispositivos electrónicos. Eso condujo a especulaciones de que la empresaria de 33 años procedente de Shanghái podría ser una espía, pero nunca fue acusada por espionaje. Los mensajes que intercambió con un organizador de viajes señalaban que era fanática del presidente y quería conocerlo o a su familia para discutir sobre posibles acuerdos.

___

La periodista de The Associated Press Colleen Long en Washington contribuyó a este despacho.