CIDH: Chile vive una grave crisis de derechos humanos

Chile vive una grave crisis de Derechos Humanos, afirmó el viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al presentar las conclusiones de su segunda visita al país, mientras parecie...

Chile vive una grave crisis de Derechos Humanos, afirmó el viernes la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) al presentar las conclusiones de su segunda visita al país, mientras pareciera que se recrudece la violencia en las protestas de los últimos días.

Esmeralda Arosemena, presidenta de organismo, se expresó categóricamente sobre la gravedad de los hechos tras la visita realizada del 25 al 31 de enero a distintos puntos de Chile.

El organismo ya había enviado una primera misión en noviembre.

Representantes de la CIDH guardaron un minuto de silencio en homenaje a las víctimas antes de presentar sus observaciones preliminares, a las que seguirá un informe en las próximas semanas. Luego apeló a la inteligencia policial y no a la represión al controlar la violencia en las manifestaciones. No es aceptable el incremento de la criminalización.

Chile enfrenta un profundo desafío para sus instituciones democráticas en el marco de una crisis social que ha producido un trauma extendido en su sociedad y que requiere de medidas decisivas para superarlo, señaló Juan Hernández, relator de la CIDH para Chile.

Según la CIDH, hay deudas históricas con los crímenes de la dictadura militar de Augusto Pinochet (1973-1990).

Persisten en el ordenamiento jurídico normas que constituyen obstáculos a la sanción de los más graves crímenes perpetrados en la dictadura, afirmó Hernández, ya que "la persecución penal no ha avanzado de manera proporcional a la magnitud de los casos identificados". La perpetuación de esa impunidad, dijo, perjudica a toda la sociedad al transmitir una idea de tolerancia respecto a estas violaciones.

El relator se refirió a un uso desproporcionado de la fuerza en las manifestaciones y a situaciones de torturas y amenazas, abusos sexuales, violaciones y malos tratos. También condenó el envío de un paquete de medidas al Congreso que endurecen las penas de expresiones de protesta.

La CIDH llama al Estado a no desarrollar tipos penales que convierten en actos criminales conductas comúnmente observadas en protestas que no afectan a la vida, la seguridad o la libertad de las personas, manifestó Hernández. También condenó los ataques a la policía chilena por parte de la sociedad civil.

Cientos de personas se agrupaban mientras tanto en Plaza Italia para comenzar otra jornada semanal de manifestaciones, mientras las barras bravas de fútbol -en una insólita unión- llamaban a una masiva convocatoria.