Hispano es exonerado tras 25 años en prisión. ¿Y ahora qué?

¿Qué futuro le depara a una persona que pasó 25 años en la cárcel acusado de una violación que no cometió?

¿Qué futuro le depara a una persona que pasó 25 años en la cárcel acusado de una violación que no cometió?

Rafael Ruiz, un hispano de Nueva York de 60 años que vivió eso, trata de pensar en una respuesta.

Soy un hombre libre, pero no tengo dinero y nadie me da trabajo, dijo a The Associated Press Ruiz, hoy de 60 años.

Nacido en el Bronx, de padres puertorriqueños, Ruiz fue absuelto esta semana de los cargos de asalto sexual que pesaban sobre él. En la década de 1980 fue acusado de haber participado en la violación de una mujer de 18 años en el tejado de un edificio de Harlem.

El neoyorquino ingresó en prisión a los 25 años. Cumplió toda su condena y salió de la cárcel en el 2009, pero le tomó otros 10 años poder demostrar su inocencia y lograr ser exonerado.

Ahora, todavía no sabe si demandará a la ciudad y sus policías por haber sido arrestado y condenado erróneamente.

La víctima de la violación dijo a la policía que un hombre llamado Ronnie la condujo en auto a un complejo de vivienda pública en Harlem. El mismo hombre la llevó a uno de los apartamentos del complejo y luego al tejado, donde fue violada y golpeada por al menos tres hombres.

Uno de los hermanos de Ruiz vivía en el mismo edificio y él lo visitaba a menudo. La víctima identificó a Ruiz como uno de sus atacantes en fotografías que se le mostraron de posibles sospechosos a pesar de que él no encajaba con la descripción que ella había dado al principio de la investigación. La mujer había dicho que todos sus atacantes fueron afroamericanos, pero Ruiz es hispano.

Las autoridades le ofrecieron la posibilidad de declararse culpable y pasar sólo de año y medio a tres años en prisión, pero Ruiz se negó y fue a juicio. Se le sentenció a una condena de ocho a 25 años de prisión.

El hispano pasó tanto tiempo tras las rejas que sus padres y algunos de sus hermanos murieron durante ese tiempo. La cárcel era un lugar violento, donde siempre estaba alerta porque podía ser apaleado, explicó, a veces con ojos que se le llenaban de agua. Estuvo en cuatro prisiones distintas del estado de Nueva York y una instalación de nivel de seguridad media.

Durante 37 años pensé en ese momento, dijo Ruiz en referencia al día en que fue absuelto.

Tras quedar en libertad, no logró encontrar empleo debido a su estancia en la cárcel y acabó haciendo trabajos informales de mantenimiento o limpieza que cobraba en efectivo. Vivía con su hermana María en el Bronx. Con tristeza, explicó que no ha podido encontrar esposa debido a la historia de su vida.

No quiero estar enfadado, no quiero sentir odio. No puedo, respondió cuando se le preguntó si aún siente esos sentimientos.

William Tendy, un abogado que apoyó a Ruiz en la cárcel, empezó a investigar de nuevo el caso cuando el hispano estaba preso. Descubrió que en la época en que se cometió el crimen, una mujer vivía al otro lado del pasillo del apartamento en el que vivía el hermano de Ruiz y que esta mujer tenía un novio llamado Ronnie.

Tendy llegó a la conclusión de que la víctima había identificado el apartamento equivocado en el piso 16. Tendy pasó su investigación al Innocence Project, una organización sin ánimo de lucro que se dedica a luchar y defender a presos que aseguran son inocentes.

El grupo y una unidad de fiscales neoyorquinos lograron encontrar las pruebas de ADN de la víctima después de su violación y pudieron compararlas con el ADN de Ruiz. No era el mismo.

Seema Saifee, abogada del Innocence Project, aseguró que nadie ha podido encontrar a Ronnie aún, de quien, además, se desconoce el apellido. Ese caso, sin embargo, es distinto al de Ruiz, quien está enfocado en intentar vivir su nueva vida.

Me siento como un niño de un año, como un bebé, dijo. Regreso a la sociedad de nuevo, a ponerme al día.

_____________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens