Absuelven a tres médicos en caso de eutanasia en Bélgica

La ley belga que permite la eutanasia superó una prueba crucial el viernes, cuando un tribunal superior absolvió a tres médicos de homicidio no intencional en el caso de una mujer que padecía tras...

La ley belga que permite la eutanasia superó una prueba crucial el viernes, cuando un tribunal superior absolvió a tres médicos de homicidio no intencional en el caso de una mujer que padecía trastornos mentales.

Existían temores entre los médicos de que una condena atemorizara a los profesionales de la salud, que son llamados a cooperar en más de 2.000 casos de eutanasia por año.

"Éste es un alivio para todos los doctores que deben realizar tareas tan arduas", dijo el abogado defensor Walter Van Steenbrugge. "Con cualquier otro fallo muchos médicos se hubieran visto en problemas graves", agregó Van Steenbrugge, insinuando que pocos se arriesgarían a asistir a una eutanasia ante el peligro de que los acusaran de homicidio no intencional.

Los tres médicos estaban implicados en la eutanasia de Tine Nys, de 38 años, una enferma que padecía trastornos mentales y quien murió en 2010.

La familia inició la demanda con el argumento de que no se debió realizar porque su estado mental aún podía ser tratado. Nys había padecido trastornos mentales durante años y había intentado quitarse la vida varias veces.

"Qué gran alivio. Hace 10 años que sufrimos con esto", dijo la psiquiatra Lieve Thienpont, una de los tres médicos absueltos. El jurado de 12 miembros deliberó durante ocho horas y cuando presentó su veredicto el viernes por la madrugada, las 100 personas que permanecían en la sala prorrumpieron en aplausos.

Bélgica es uno de los pocos países que ha legalizado la eutanasia.

El abogado Fernand Keuleneers, que representa a la familia Nys, dijo que el fallo del viernes ha quitado todo freno a la eutanasia.

"La ley de eutanasia está libre de todo control", dijo. "Cualquiera puede hacer lo que se le dé la gana. El mundo político enfrenta un problema masivo".

Hubo 2.357 casos de eutanasia en 2018 en Bélgica, una nación de 11 millones de habitantes. Más del 40% implicaba a pacientes de más de 80 años. Hubo 57 casos centrados en problemas psicológicos o de comportamiento. Los pacientes necesitan estar en su sano juicio, enfrentar un futuro médicamente irremediable, enfrentar un sufrimiento sostenido e insoportable debido a una enfermedad grave e incurable y haber solicitado la eutanasia repetidamente.

En el caso de Nys, la denuncia penal de la familia sólo fue concedida en apelación después de haber sido rechazada por un tribunal inferior.

La denuncia tras apelación irritó a los abogados defensores, algunos de los cuales opinaron que había fuerzas políticas conservadoras trabajando para llevar el caso a la corte, donde un jurado de ciudadanos se pronunciaría sobre el caso.

Aunque el juicio de dos semanas puso al descubierto los procedimientos descuidados de algunos médicos y las imperfecciones de la ley, al final protegió los principios de la práctica.

"La gente continuará aferrándose al derecho de una muerte digna cuando la muerte sea ineludible", dijo Thienpont.

Después del juicio de gran dramatismo, el tema seguirá dominando los titulares políticos en esta nación predominantemente católica, donde la influencia religiosa ha disminuido constantemente desde la Segunda Guerra Mundial.

El partido liberal Open VLD, que ha sido uno de los principales impulsores de la legislación incluso antes de la ley de eutanasia de 2002, dijo que esa toma de decisiones independiente debería ampliarse.

"Por eso es por lo que estamos luchando", dijo la jefa de Open VLD, Gwendolyn Rutten. "Merece seguridad y expansión, también para las personas con demencia".