Hillary Rodham Clinton dijo el sábado que su familia le pagó a un empleado del Departamento de Estado para que diera mantenimiento al servidor de correo electrónico privado que utilizó mientras fue secretaria de Estado y que lo compensó económicamente "durante un tiempo" por sus habilidades técnicas.

Después de recibir la manifestación de apoyo de la senadora Jeanne Shaheen, demócrata de New Hampshire, Clinton fue presionada nuevamente para que respondiera preguntas sobre un asunto ocurrido durante su participación en el gabinete del presidente Barack Obama que ha afectado su campaña por la nominación presidencial de su partido.

Nosotros obviamente pagamos por esos servicios "Nosotros obviamente pagamos por esos servicios y lo hicimos así porque durante un período continuamos necesitando su asistencia técnica", dijo Clinton a reporteros después de un acto de campaña.

La semana pasada, ese empleado, Bryan Pagliano, dijo a una comisión de la Cámara de Representantes que invocaría el derecho constitucional contra la autoincriminación si es llamado a testificar.

El mes pasado, Clinton entregó al FBI el servidor, el cual tenía en su casa de Nueva York, y que utilizó para enviar, recibir y almacenar correos electrónicos mientras fue secretaria de Estado de 2009 a 2013. Clinton, quien encabeza la contienda por la nominación del Partido Demócrata, ha dicho que ella estableció su propio sistema, en lugar de utilizar una cuenta del Departamento de Estado, por lo conveniente que era usar un solo dispositivo portátil de correo electrónico.

No dañará su campaña

Clinton dijo el sábado a reporteros que ella considera que la revelación respecto al pago a Pagliano no dañaría su campaña, y alentó a "cualquiera que sea llamado a cooperar con la comisión" a que lo haga.

La precandidata se detuvo más tarde en una librería antes de dirigirse a Manchester para presentarse en un evento con activistas laborales en el fin de semana del Día del Trabajo.

Dijo que su decisión no debería suscitar dudas sobre su capacidad de juicio En una entrevista con NBC News que se transmitió el viernes, Clinton dijo que su utilización de un sistema de correo electrónico privado no fue "la mejor decisión" y admitió que no se "detuvo a pensar" sobre la estructura de su correo cuando asumió el cargo en el Departamento de Estado.

No se disculpó por su elección cuando se le preguntó directamente: "¿lo lamenta?". En lugar de ello, reiteró que desearía haber "tomado una decisión diferente" y que asume la responsabilidad por haber utilizado una cuenta privada de correo electrónico y un servidor ubicado en su casa en el suburbio de Nueva York.

Agregó que fue una elección que no debería suscitar dudas sobre su capacidad de juicio.

Los republicanos criticaron que Clinton no quiera disculparse por la decisión y dijeron que ello respalda las encuestas que han mostrado que grandes cantidades de personas cuestionan su confiabilidad.

Asistentes actuales y previos de la aspirante demócrata han testificado ante la comisión de la cámara baja que investiga los ataques fatales en la sede diplomática estadounidense en Bengasi, Libia, en 2012. La comisión además ha profundizado en las prácticas de Clinton respecto a los correos electrónicos en el Departamento de Estado.

Ella deberá testificar el próximo mes.