Presidente mexicano critica orden de agencia de migración

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador criticó el miércoles una orden de su propia agencia de inmigración, que negó temporalmente a las ONGs el acceso a los centros de detención par...

El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador criticó el miércoles una orden de su propia agencia de inmigración, que negó temporalmente a las ONGs el acceso a los centros de detención para migrantes en el país.

Al menos uno de los colectivos teóricamente vetados pudo acceder con normalidad a una de las instalaciones, pero el asunto, que los defensores de migrantes temen pueda suponer un retroceso preocupante en la defensa de sus derechos más básicos, sigue confuso y se desconoce si afectará el trabajo de asesoramiento legal que hacen este tipo de organizaciones.

El Instituto Nacional de Inmigración emitió el martes una orden por la que suspendió temporalmente la autorización para que grupos cívicos, activistas y religiosos pudieran entrar a dichos centros.

La reprogramación dependerá de la agenda de trabajo de cada estación y estancia migratoria, añadió el INM.

La Secretaría de Gobernación, de quien depende el instituto, declaró luego en Twitter que la suspensión se realizó sin contar con la autorización de las autoridades superiores y que la desconocía.

En su conferencia matutina del miércoles, López Obrador también se opuso, afirmando que está prohibido prohibir en todo, casi en todo.

El mandatario defendió la detención de migrantes que tratan de cruzar la frontera sur de México, pero insistió en que debe reinar la transparencia. ¿Cómo se imaginan que vamos nosotros a dejar sin poder asistir a un albergue religiosos, a miembros de la sociedad civil, a organizaciones sociales? No, declaró el presidente.

Horas después, uno de estos colectivos pudo entrar en el principal centro de detención del país, la estación migratoria de Tapachula, según indicó a AP Claudia León, del Servicio Jesuita a Refugiados, aunque explicó que, al margen de la carta del martes, la misma mañana del miércoles recibieron otra reiterando la prohibición.

De todos modos fuimos, nos dijeron que habían recibido instrucciones y que no podíamos entrar y cuando les preguntamos el porqué fueron a revisar y al regresar ya nos permitieron el paso, explicó. Todo fue muy extraño.

Esos grupos han sido voces importantes para describir las condiciones en ese tipo de instalaciones, que no están abiertas al público ni a la prensa y donde se han denunciado numerosos abusos, pero sobre todo para dar asesoramiento legal a los migrantes.

León se mostró preocupada por la incertidumbre que crean los mensajes cruzados del gobierno en las últimas horas y que atribuyó a un posible intento por desalentar el trabajo de las ONG pero también a la falta de comunicación en el interior de la Secretaría de Gobernación, teóricamente encargada de los temas migratorios aunque desde hace meses es la cancillería la que funge como vocera de facto de la política migratoria del gobierno.

No sabemos qué está pasando, parece que algún sector (de Gobernación) está atendiendo a esas órdenes que corresponden a la política de Estados Unidos pero otro sector está abogando por que no haya estos retrocesos, agregó.

La semana pasada, guardias nacionales y agentes de inmigración mexicanos frustraron el paso de la más reciente caravana de migrantes que habían cruzado desde Guatemala. Cientos de personas fueron detenidas y deportadas a sus países de origen.