Siete marines estadounidenses murieron y siete resultaron heridos luego que un mortero explotase en la noche del lunes en el cuartel Hawthorne del ejército en Nevada.

Fue durante un ejercicio de entrenamiento con fuego real en un depósito de municiones del ejército, según informa la NBC.

El mortero de 60 milímetros estalló cuando los marines se disponían a disparar. Los siete heridos fueron trasladados a dos hospitales. Tres de ellos se encuentran en estado grave.

El cuartel Hawthorne almacena enormes cantidades de municiones. Las instalaciones incluyen centenares de edificios en un área de 595 kilómetros cuadrados (230 millas cuadradas).