íñez ajustará su gabinete con miras a elecciones en Bolivia

La turbulencia política continuaba el lunes en Bolivia luego de que la presidenta interina Jeanine íñez anunciara la víspera que ajustaría su gabinete ministerial rumbo a las elecciones del 3 m...

La turbulencia política continuaba el lunes en Bolivia luego de que la presidenta interina Jeanine íñez anunciara la víspera que ajustaría su gabinete ministerial rumbo a las elecciones del 3 mayo, en las que participará a pesar de las críticas.

A dos meses y quince días de gobierno, íñez anunció su candidatura y, con ello, el escenario político cambió. Desde entonces se ha topado con detractores, entre ellos, su ministra de Comunicación, Roxana Lizárraga, quien renunció el domingo.

Lizárraga cuestionó que la mandataria repita la política del expresidente Evo Morales, quien se postuló cuatro veces para perpetuar su mandato de manera consecutiva.

Cuando la presidenta afirmó que reformularía su gabinete -argumentando que el 3 de febrero cierra el plazo para inscribir candidatos y que todos tiene derechos a postularse-, las reacciones no se hicieron esperar.

Ella va a decidir quién continúa acompañando y quien no, dijo en conferencia de prensa el lunes el ministro de la Presidencia, Yerko Nuñez. Además, aseguró que la gobernante cambió de posición debido a que no logró consolidar alianzas con los otros frentes.

El sábado, las fuerzas políticas tropezaron en sus intentos de lograr la unidad e inscribieron a cinco alianzas, entre ellas la de la presidenta, para enfrentar a los candidatos de Morales.

No se ha logrado la unidad, pero tampoco se puede forzar. Lo que sí me parece es que esto perjudica a la oposición, porque tiene varias opciones que apuntan a canalizar el voto contra Evo Morales, dijo a The Associated Press la analista política María Teresa Zegada.

Agregó que la situación debilita a su gobierno y pone en riesgo e incertidumbre las elecciones.

El presidente del Tribunal Supremo Electoral, Salvador Romero, garantizó en conferencia de prensa la imparcialidad de las elecciones y dijo que al recibir oficialmente los nombres de los candidatos se haría un análisis para si todos cumplen los requisitos.

El fin de semana, el diario Pagina 7 sacó una encuesta de la empresa Mercados y Muestras antes de que se dieran a conocer las primeras postulaciones. El sondeo, que tiene un margen de error de 3,47 puntos porcentuales, señala que Movimiento Al Socialismo (MAS), partido de Morales, tiene actualmente un apoyo de 26%, mientras que los frentes del expresidente Carlos Mesa y el exlíder cívico Luis Fernando Camacho tienen 17% por separado. íñez sólo alcanza un 12%.

Según Zegada, el MAS mantiene un voto de apoyo duro sin importar el frente que tenga. Aclaró que para la oposición se pone más difícil porque para ganar en primera vuelta necesitarían obtener más del 40% de los votos o al menos una diferencia de 10 puntos.

Para el analista político Israel Quino, la postulación de íñez ha traído decepción, pero aún podría irse por la puerta grande y entregar la presidencia a un nuevo gobierno.

Tiene el derecho a postular, pero no era su tiempo, dijo a la televisora TVU.

Los bolivianos irán a nuevas elecciones presidenciales después de la anulación de los comicios del 20 de octubre. Tras aquella elección, Morles se declaró ganador a pesar de irregularidades denunciadas, lo que ocasionó gran convulsión social y al menos 35 muertos.

El 10 de noviembre Morales renunció presionado por las fuerzas de seguridad y dos días después se fue asilado a México. La senadora íñez asumió después tras un vacío de poder y a mediados de diciembre el líder indígena se refugió en Argentina.

Desde Buenos Aires, donde reside, Morales dijo el lunes en una rueda de prensa que el MAS ganará las elecciones en primera vuelta porque sus compatriotas recuerdan las mejoras económicas y sociales que experimentaron durante su gestión e indicó que está en permanente contacto con dirigentes regionales, departamentales y alcaldías.

Su candidato presidencial, el exministro boliviano de Economía Luis Arce -quien también participó en la comparecencia ante los periodistas- anunció en tanto que regresará el martes a su país para sumarse a la campaña electoral y cuestionó la decisión de íñez de competir en los comicios.

Mañana voy a estar ya en Bolivia; por eso estamos ultimando algunos detalles aquí con nuestro jefe de campaña y con todo el equipo en Buenos Aires... Se está trabajando conjuntamente para, al regreso, coordinar con las organizaciones sociales, los movimientos, con nuestro candidato (a vicepresidente David) Choquehuanca, dijo el exministro de Economía.

Morales y sus seguidores consideran que fueron víctimas de un golpe de Estado orquestado por íñez y otros dirigentes políticos -como Luis Camacho- que contó con el apoyo de Estados Unidos.

Arce también criticó que la presidenta interina haya roto su promesa de no competir en los comicios y acusó a Camacho de haber hecho lo mismo. Dijo que no iba a ser candidato y se postula, apuntó.

------

La periodista de AP en Buenos Aires, Almudena Calatrava, contribuyó con esta nota.