Perú tendrá un Congreso dividido y centrista

El presidente peruano Martín Vizcarra lidiará con un parlamento dividido de partidos centristas que reemplazarán al Congreso dominado por el derechista Fuerza Popular que disolvió en septiembre pa...

El presidente peruano Martín Vizcarra lidiará con un parlamento dividido de partidos centristas que reemplazarán al Congreso dominado por el derechista Fuerza Popular que disolvió en septiembre pasado.

Vizcarra tendría que negociar con al menos 10 grupos políticos que lograrían representantes en el parlamento de 130 sillas a partir del conteo rápido de la firma Ipsos Perú y de acuerdo con el 17% de resultados oficiales computados por la Oficina Nacional de Procesos Electorales.

Uno de esos partidos es Acción Popular que ha logrado la presidencia de Perú en 1963-1968, 1980-1985 y 2000-2001. El alcalde capitalino Jorge Muñoz también pertenece a esta agrupación.

La sorpresa es el Frente Popular Agrícola del Perú (Frepap) cuyos integrantes son en su mayoría miembros de un grupo religioso conservador que mezcla nociones del Antiguo Testamento y temática de la cultura Inca.

Otros que lograrían sillas parlamentarias serían Podemos Perú, Alianza para el Progreso, Partido Morado, Fuerza Popular, Unión por el Perú, Frente Amplio, Somos Perú y Juntos por el Perú.

Se espera que el organismo oficial electoral divulgue resultados más amplios la tarde del lunes.

Fuerza Popular, el partido liderado por Keiko Fujimori, sufrió su más fuerte golpe luego que en 2016 logró su mayor triunfo al alcanzar 73 de los 130 escaños.

Horas antes, Vizcarra dijo a la prensa que esperaba tener una relación responsable y en busca de consensos con el legislativo. El mandatario cerró el parlamento el 30 de septiembre después de perder un voto de confianza por segunda ocasión.

El anterior parlamento, dominado por Fuerza Popular, protegió a funcionarios investigados por corrupción y trabó iniciativas anticorrupción impulsadas por Vizcarra.

Durante la jornada electoral también acudió a votar el expresidente Pedro Pablo Kuczynski (2016-2018), quien obtuvo un permiso especial del juez para salir de su lujosa residencia donde cumple un arresto domiciliario mientras se le investiga por presuntos nexos con la constructora brasileña Odebrecht.

Con un total de cinco expresidentes manchados por la corrupción -uno condenado y los demás vinculados a sobornos otorgados por Odebrecht a cambio de licitaciones - los peruanos están decepcionados de los representantes que no cumplen sus promesas.

Además, votaron obligados por temor a una multa de 26 dólares.

En una encuesta a nivel del hemisferio occidental los peruanos alcanzaron la confianza más baja en las instituciones políticas, de acuerdo al barómetro de las Américas 2018 que coordina la Universidad de Vandervilt.

Adriana Urrutia, directora de la escuela profesional de ciencia política de la Universidad jesuita Antonio Ruiz de Montoya, explicó que los peruanos ya no votan por un partido, sino por candidatos específicos, lo que provoca votos fragmentados y una alta volatilidad electoral.

Dificulta la construcción de una institucionalidad representativa en nuestro país, dijo la experta.

Hace treinta años los partidos políticos empezaron a desprestigiarse en Perú y no se han recuperado de ese golpe. Según el Barómetro de las Américas, los peruanos son los que más creen en todo el hemisferio occidental que más de la mitad de sus políticos están involucrados en corrupción.

La última vez que se realizaron unas elecciones legislativas como éstas fue en 1993, cuando el entonces presidente Alberto Fujimori -ahora encarcelado mientras cumple una sentencia de 25 años por asesinato y corrupción- convocó a unos comicios legislativos para crear una nueva Constitución luego de cerrar de forma ilegal el parlamento en condiciones diferentes a las ejecutadas por Vizcarra.