El condado de Rowan en Kentucky se negó nuevamente el martes por la mañana a emitir licencias de matrimonio a parejas del mismo sexo, a pesar de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos.

Poco después de que la oficina de licencias del condado de Rowan abrió, la secretaria Kim Davis les negó licencias a dos parejas en razón de sus creencias religiosas y la "autoridad de Dios".

Un asistente le dijo a April Miller y Karen Roberts, quienes entraron en la oficina seguidas por decenas de cámaras de televisión, que no se entregarían licencias y se negó a darles acceso a Davis.

Una segunda pareja, formada por David Moore y David Ermold, cuya solicitud fue rechazada por cuarta vez, exigió hablar con Davis.

Ermold gritó: "Dígale que salga y que enfrente a la gente a la que está discriminando".

Declararla en desacato

Davis permaneció en su oficina, con la puerta y las persianas cerradas.

La Corte Suprema de Estados Unidos se negó el lunes a intervenir en el caso, dejando a Davis sin motivos legales para denegar la concesión de licencias a parejas homosexuales.

Un juez de distrito podría ahora declararla en desacato, lo que podría conllevar multas elevadas o pasar tiempo en la cárcel.