La reforma constitucional de Putin avanza en el parlamento

El parlamento ruso aprobó el jueves en su primera lectura un paquete de enmiendas constitucionales interpretado como un intento del presidente, Vladimir Putin, de mantenerse en el poder una vez termi...

El parlamento ruso aprobó el jueves en su primera lectura un paquete de enmiendas constitucionales interpretado como un intento del presidente, Vladimir Putin, de mantenerse en el poder una vez termine su mandato en 2024.

Putin remitió el lunes las enmiendas a la Duma Estatal, la cámara baja del parlamento, apenas unos días después de presentarlas la semana pasada en su discurso anual sobre el estado de la nación.

El mandatario sugirió que los legisladores podrían nombrar al primer ministro y miembros del gobierno, propuso aumentar las competencias del Consejo Estatal -un hermético órgano consultivo de gobernadores regionales y funcionarios federales- y planteó priorizar las leyes rusas sobre el derecho internacional.

Los cambios, afirmó, reforzarían el sistema democrático.

La Duma, controlada por el Kremlin, votó por abrumadora mayoría a favor de las enmiendas tras dos horas de debate.

Putin, de 67 años y exagente del KGB, lleva más de 20 años al timón en Rusia, el periodo más largo para un gobernante desde el líder soviético Joseph Stalin. Según la Constitución rusa, tendrá que dejar el cargo en 2024 tras servir dos legislaturas seguidas.

La ley presentada al parlamento da competencias al Consejo Estatal para determinar las principales direcciones de política de Interior y Exteriores. Su autoridad específica aún debía detallarse en otra ley.

La reforma da al Parlamento más capacidad de decisión sobre los nombramientos de ministros, pero hace hincapié en que el presidente debe conservar el poder de destituir al primer ministro y a los ministros, y seguir al mando del Ejército y las agencias de seguridad.

Los analistas han visto en estas propuestas una estrategia para que Putin siga al mando asumiendo la jefatura del Consejo Estatal.

El borrador también modifica la constitución para limitar a un presidente a dos mandatos en total, a diferencia del texto actual que solo se refiere a dos mandatos consecutivos.

La segunda lectura del texto estaba prevista para el 11 de febrero. Los legisladores y el equipo de trabajo formado por Putin ya habían elaborado varias propuestas para sumar al borrador.

Putin dijo que la reforma debía ser aprobada por toda la nación, pero no estaba claro cómo se organizaría esa votación.

Opositores rusos condenaron las medidas como un golpe constitucional y convocaron una manifestación en su contra para el 29 de febrero.