Agentes de inmigración han arrestado a más de 240 personas con antecedentes penales en diversas redadas efectuadas durante cuatro días en el sur de California, dijeron el lunes las autoridades.

Según el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, más de la mitad de las 244 personas detenidas la semana pasada tenían condenas por delitos graves, y el resto, numerosas condenas por delitos menores.

Las cifras destacan el énfasis en que se deporte a quienes hayan cometido delitos o representen una amenaza a la seguridad pública, agregó la agencia.

Quienes no sean enjuiciados penalmente serán sometidos al procedimiento de deportación.

Casi ocho de cada 10 de los detenidos procedían de México. El número mayor de arrestos correspondió al condado Los Angeles.

Las redadas se efectuaron ante la resistencia que presentan las agencias policiales a cooperar con las autoridades federales en cuanto a hacer valer las disposiciones de inmigración.