Cuba vincula actos vandálicos con activista anticastrista

Tres semanas después de que aparecieran vandalizados bustos del prócer José Martí en Cuba, las autoridades responsabilizaron a activistas anticastristas en Miami de estar detrás de los ataques.

Tres semanas después de que aparecieran vandalizados bustos del prócer José Martí en Cuba, las autoridades responsabilizaron a activistas anticastristas en Miami de estar detrás de los ataques.

Medios de prensa oficiales mostraron entre el martes a la noche y el miércoles un video de 11 minutos con declaraciones de dos de los cuatro detenidos, reportes de los uniformados y recibos de la empresa Western Union con las supuestas transferencias que habrían recibido los atacantes.

El caso comenzó cuando a inicios de enero un grupo autodenominado Clandestinos se atribuyó en las redes sociales los ataques contra las estatuas del máximo líder de la independencia cubana al tiempo que exhortaba a sus compatriotas a la desobediencia y a protestar contra el gobierno.

Martí y los símbolos patrios tienen en Cuba una fuerte connotación y son considerados sagrados, por lo que la acción generó inmediatas y fuertes reacciones tanto en la isla como entre los emigrados a Estados Unidos -algunos de los cuales estuvieron a favor de las acciones-.

A un año de la apertura del servicio de datos para telefonía móvil y un auge en el uso de las redes sociales, la noticia se divulgó ampliamente.

Salí a caminar y a llenar de sangre a los bustos esos de Martí en varios lugares del barrio. Seguí caminando por todo Boyeros, más o menos como por 13 o 15 lugares, dice a la cámara Panter Rodríguez, uno de los detenidos, en el video difundido por las autoridades cubanas.

Según el reporte policial fueron atacadas 11 estatuas del prócer y tres pancartas con mensajes políticos, muy habituales en Cuba. Los detenidos también fueron vinculados con pintadas anticastristas a comienzos de 2019 en la Universidad de La Habana.

Me dice (Rodríguez) que tiene una pincha (un trabajo). Vamos a hacer esta pinchita así, de los bustos de Martí¦ para una platica (dinero) para que pases bien el fin de año, señala por su parte otro detenido identificado como Yoel Prieto.

La televisión cubana mostró las imágenes de las cámaras de seguridad públicas de la noche del 1 de enero, cuando se produjeron los ataques. En tanto, dos oficiales de alto rango indicaron que la investigación criminalística, incluido el allanamiento de la vivienda -donde se habría encontrado la ropa usada y los botes con sangre- de los supuestos atacantes confirmaron para ellos su identidad.

Además, se habrían hallado latas con restos de cocaína y Rodríguez habría reconocido que la consumió, un delito penado en la isla.

En el video Rodríguez, que tenía antecedentes penales, indicó que la motivación para los ataques fue el pago que le hizo Ana Olema Hernández, una activista anticastrista y artista visual que reside en Florida.

El cortometraje mostró los supuestos recibos de las transferencias realizadas por Hernández.

Según teniente coronel Francisco Estrada, los detenidos recibieron unos 1.000 dólares de Hernández y su esposo el año pasado, 600 de ellos para vandalizar los bustos.

A esta altura es imposible darle crédito a un reportaje hecho por una prensa al servicio de una dictadura, escribió Hernández en su cuenta de Facebook en la que se presenta como productora de televisión e infoactivista.

Agregó que ese movimiento nació dentro de Cuba espontáneamente y ahora ellos quieren decir que no, que es una fabricación del extranjero, porque no quieren reconocer que el descontento popular está escalando.

Varias cuentas en Twitter de usuarios que divulgaron las imágenes de Clandestinos escribieron que era momento de usar estas acciones para catalizar el malestar popular.

En la investigación presentada fueron involucrados también los cubanos Guillermo Mendoza, quien presuntamente cedió su celular para que los acusados principales filmaran sus acciones, y Jorge Ernesto Pérez, quien habría transmitido las imágenes a Hernández.

En las últimas semanas en decenas de centros de trabajo y escuelas se desarrollaron mítines para desagraviar a las figuras patrias y las autoridades insistieron en que se busca usar las redes sociales para destruir a la revolución.

-----

Andrea Rodríguez está en Twitter como: www.twitter.com/ARodriguezAP