Francia accede a aplazar impuesto digital hasta noviembre

Francia acordó aplazar hasta noviembre un impuesto al comercio en línea de las grandes compañías tecnológicas como un gesto de buena voluntad previo a las conversaciones con el secretario del Tes...

Francia acordó aplazar hasta noviembre un impuesto al comercio en línea de las grandes compañías tecnológicas como un gesto de buena voluntad previo a las conversaciones con el secretario del Tesoro de Estados Unidos, informó el miércoles un funcionario francés.

El funcionario, quien habló bajo condición de anonimato antes de la reunión entre los ministros de Finanzas, Bruno Le Maire de Francia y Steven Mnuchin de Estados Unidos, dijo que la recaudación del impuesto digital se aplazará a cambio de la promesa estadounidense de descartar las amenazas de imponer aranceles al vino francés.

El funcionario insistió que Francia no eliminará por completo el impuesto. Establecida en julio, la medida impone a las grandes compañías de internet, incluidas Google y Amazon, un impuesto de 3% sobre los ingresos del comercio digital obtenidos en Francia.

El funcionario dijo que las compañías tecnológicas seguirán pagando algún tipo de impuesto sobre los ingresos digitales de este año, ya sea el impuesto francés o uno nuevo negociado por el grupo de las principales naciones industrializadas, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

La OCDE ha intentado establecer un sistema que permita a Francia suspender su impuesto unilateral.

Le Maire tenía previsto reunirse la tarde del miércoles con Mnuchin y el secretario general de la OCDE, José íngel Gurría, en el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza.

Sin duda espero que lleguemos a una solución porque no hay plan B, Gurría le dijo a The Associated Press.

La medida francesa es un intento de darle la vuelta a la evasión fiscal de las multinacionales, que suelen pagar la mayoría de sus impuestos en el país de la UE en donde operan y con frecuencia donde pagan menos gravámenes. Eso significa que las compañías pagan prácticamente nada de impuestos en los países en donde tiene grandes operaciones.

El impuesto aplica al comercio digital de compañías que tienen ingresos globales por arriba de los 750 millones de euros (833 millones de dólares) e ingresos franceses superiores a 25 millones de euros. Ese umbral es para dar más oportunidad a compañías incipientes. Francia alega que las compañías tecnológicas abusan de su dominio en el mercado, sobre todo a través de la evasión fiscal, y evita la competencia justa de otras.

El gobierno de Estados Unidos respondió a la iniciativa francesa amenazando con imponer aranceles a una serie de bienes, incluso el vino francés. El presidente Donald Trump hizo una amenaza mayor: imponer aranceles a los autos fabricados en la UE, en donde la industria automotriz es enorme.