Las autoridades confirman 71 migrantes muertos en un camión abandonado en Austria

  • Entre las víctimas había 8 mujeres y 4 niños, incluyendo una bebé.
  • El camión fue hallado en la principal carretera austriaca hacia Hungría.
  • La policía en Austria y Hungría trabajaba para localizar a los culpables.

Un intenso hedor de muerte provenía del camión en la frontera de Austria con Hungría mientras trabajadores descargaban los cadáveres de algunos de los 71 migrantes que perecieron atrapados en el vehículo que esperaban les llevase a una vida mejor.

La policía en Austria y Hungría anunció el arresto de varios sospechoso El camión con los cadáveres, hallado el jueves en la principal carretera austriaca hacia Hungría, fue remolcado a un almacén refrigerado en la frontera antes que la policía y expertos forenses comenzasen la macabra labor de descargar los cuerpos parcialmente descompuestos antes de llevarlos a una morgue en Viena para autopsias.

El viernes, trabajadores con guantes y máscaras continuaban laborando, llevando bolsas de plástico reforzado a ataúdes colocados en una rampa en el almacén. Uno tras otro, cinco camiones llegaron para recibir la carga.

Momentos después de que el último camión partiese en dirección a Viena, una decena de migrantes se escabulleron a través de un tramo de la carretera entre Budapest y Viena. Dijeron que eran curdos procedentes de Siria e Irak. Todos se veían exhaustos, y dijeron no haber oído nada de las muertes.

Mientras los camiones con los cadáveres viajaban a Viena, la policía en Austria y Hungría trabajaba para localizar a los culpables, y anunció el arresto de varios sospechosos.

La policía austriaca dijo que tres personas habían sido arrestadas y su contraparte húngara dijo que había cuatro detenidos.

En Austria, las autoridades dicen que siguen investigando, pero que piensan que los migrantes se asfixiaron. Investigadores encontraron un documento sirio de viajes, lo que indicaría que al menos algunos de los muertos eran refugiados que escapaban de la violencia en Siria.

Entre los 71 muertos había ocho mujeres y cuatro niños, incluyendo una niña de entre uno y dos años.