Encuentran otros dos cuerpos en casa de Tijuana

están en un avanzado estado de descomposición.

están en un avanzado estado de descomposición.

El sospechoso fue deportado de Estados Unidos en 2012 y había estado viviendo en la casa de sus suegros en Tijuana, del otro lado de la frontera con San Diego.

María Teresa López, de 65 años, y su esposo Jesús Rubén López, de 70, ingresaron a México el 10 de enero para recoger el equivalente a 6.400 dólares en alquiler de apartamentos que poseían en la ciudad, y que supuestamente su yerno había cobrado a su nombre.

Al día siguiente, la hija de la pareja reportó la desaparición de la pareja, residente de Garden Grove, California.

Las autoridades sospechan que el hombre mató a sus suegros en una disputa por el dinero. Aseguran que confesó haberlos enterrado en una de las propiedades en la que vivían. Los cuatro cadáveres estaban cubiertos de cal.