Temporal deja 6 muertos y 400 desalojados en Brasil

Bomberos y miembros de la defensa civil brasileña trabajaban el domingo para restablecer la calma luego de un temporal que ha devastado el sur del estado de Espírito Santo, en el sureste brasileño,...

Bomberos y miembros de la defensa civil brasileña trabajaban el domingo para restablecer la calma luego de un temporal que ha devastado el sur del estado de Espírito Santo, en el sureste brasileño, donde las autoridades confirmaron hasta el momento la muerte de 6 personas.

Cinco municipios fueron castigados por abundantes precipitaciones la noche del viernes, atípicas para esta época del año. Las precipitaciones acumuladas en 24 horas alcanzaron cerca de 250 milímetros en la región.

Iconha y Alfredo Chaves, dos ciudades de aproximadamente 15.000 habitantes cada una, debieron declarar el estado de calamidad pública ante el desastre. Más de 400 personas debieron dejar sus casas.

Ante la inclemencia de las lluvias, un río que recorre el sur del estado subió cuatro metros y desbordó su cauce. Iconha, localizada en una altura inferior a sus ciudades vecinas, sufrió una tromba marina, con el agua arrastrando todo lo que tenía a su paso.

Tres muertos fueron encontrados en Iconha y otros tres en Alfredo Chaves, según confirmó el cuerpo de Bomberos de Espírito Santo a The Associated Press. Una persona, que según relatos de vecinos fue arrastrada por la corriente el viernes en Iconha, permanece desaparecida.

Cuando el nivel del agua bajó, quedaron escenas de destrucción: automóviles apilados, árboles derrumbados y casas y aceras cubiertas por barro.

El gobierno del Estado junto con bomberos y defensa civil trabaja el domingo con maquinaria en la limpieza de la ciudad. Rescatistas mantienen la hipótesis de encontrar posibles desaparecidos y nuevas víctimas, por lo que trabajan con perros rastreadores.

Dos puentes cedieron en Iconha y el hospital local quedó inundado. En Alfredo Chaves, el escenario es similar: un puente se derrumbó y en varios puntos de la ciudad había zonas inundadas y anegadas.

Nunca sucedió nada parecido. Para Iconha el impacto de la cantidad de agua que cayó fue como si se hubiese roto una represa encima, dijo a The Associated Press Victor Muñiz, asesor de comunicación de Bomberos de Espírito Santo.

Aunque las lluvias en la región prácticamente cesaron, el cuerpo de Bomberos de Espírito Santo mantiene el estado de alerta.

Los bomberos del estado no han podido determinar con exactitud el número total de desaparecidos debido a que la zona afectada se trata en buena medida de un área rural, de difícil conectividad.