Gobierno de Honduras no extiende misión anticorrupción

Honduras no logró llegar a un acuerdo con la Organización de los Estados Americanos para extender el mandato de una misión anticorrupción que ha destapado malversaciones de fondos públicos, infor...

Honduras no logró llegar a un acuerdo con la Organización de los Estados Americanos para extender el mandato de una misión anticorrupción que ha destapado malversaciones de fondos públicos, informó el viernes el gobierno.

El mandato de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad de Honduras está por expirar el domingo.

No llegamos a un consenso para la firma de un nuevo convenio entre el estado de Honduras y la Secretaría General de la OEA, dijo en un comunicado el gobierno hondureño.

El gobierno dijo que era importante tomar en consideración las quejas de algunos sectores económicos y políticos sobre el comportamiento de algunos miembros de la misión. Sus quejas incluían acusaciones de excesos en sus facultades y de ser atropellados en sus derechos y garantías constitucionales, de acuerdo con el comunicado.

El anunció de la renuncia de la líder interina de la misión, Ana María Calderón, amplificó las inquietudes de que los días del organismo estaban contados.

En diciembre, la legislatura de Honduras votó recomendar que la comisión no continuara más allá de su periodo de cuatro años.

Entre sus logros, la comisión descubrió redes de organizaciones no lucrativas y legislativas que operaban como fachadas y que movieron fondos públicos a los bolsillos de los legisladores.

Los legisladores hondureños respondieron obstruyendo sus investigaciones y crearon obstáculos para evitar que los fiscales del país avanzaran en los casos. También redujeron las sentencias legales para crímenes relacionados con corrupción y básicamente bloquearon al Ministerio Público de investigar el uso inadecuado de fondos públicos hasta siete años.

El Departamento de Estado de Estados Unidos exhortó a Honduras a que renovara la comisión sin cambios, pero los analistas consideran que el presidente Juan Orlando Hernández se pudo haber sentido alentado a terminarla ya que las prioridades de la Casa Blanca en la región se concentraron en contener la migración.

Hernández ya tenía bajas tasas de aprobación luego de superar una prohibición constitucional en la reelección y de ganar una contienda salpicada de irregularidades. Las grandes manifestaciones contra el gobierno volvieron a surgir a mediados del año pasado y, en octubre, su hermano Tony Hernández fue declarado culpable de trafico de cocaína por una corte federal de Estados Unidos.

Los fiscales estadounidenses señalaron al presidente como cómplice en el caso, pero él afirma que es inocente. La lectura de sentencia del hermano está programa para el próximo mes.