Excanciller candidato a presidente por partido de Morales

El partido del expresidente Evo Morales anunció que David Choquehuanca, un indígena aymara y que fue su canciller, será el candidato a la presidencia de Bolivia en las elecciones del 3 de mayo.

El partido del expresidente Evo Morales anunció que David Choquehuanca, un indígena aymara y que fue su canciller, será el candidato a la presidencia de Bolivia en las elecciones del 3 de mayo.

Choquehuanca, de 58 años, logró el apoyo necesario para ser el postulante del Movimiento Al Socialismo (MAS) creado por Morales y del que, a pesar de su renuncia a la presidencia de Bolivia, continúa siendo un referente importante. El excanciller irá acompañado en la fórmula por el dirigente cocalero Andrónico Rodríguez.

El expresidente va a ratificar en los próximos días la decisión. Él no ha elegido, él ha pedido que decidamos en consenso, explicó el viernes el diputado de esa fuerza política Juan Cala.

Se prevé que la proclamación sea este fin de semana en un encuentro de partidarios del MAS.

Rodríguez es un joven de 30 años dirigente de los cocaleros de las seis federaciones del Trópico de Cochabamba, en el centro de Bolivia, de las cuales Morales continúa siendo su máximo líder.

El exmandatario dirige la campaña del MAS desde Buenos Aires, donde se encuentra como refugiado político.

La decisión se da a cinco días de que Morales brinde un informe desde Argentina sobre sus 14 años de gobierno. Morales considera que jurídicamente continúa siendo el presidente de Bolivia debido a que la Asamblea Legislativa aún no ha tratado su carta de renuncia.

Choquehuanca es aymara como el exmandatario y fue el rostro indígena de la diplomacia de Morales, aunque en los últimos años se había alejado del gabinete ministerial.

El exmandatario renunció el 10 de noviembre en medio de protestas contra un supuesto fraude electoral para reelegirse para un cuarto mandato y tras perder el apoyo de la policía y las fuerzas armadas.

Tras su dimisión, la entonces senadora Jeanine íñez se autoproclamó presidenta y se anularon los cuestionados comicios.

Morales aseguró que fue víctima de un golpe de Estado y se refugió inicialmente en México. Después se mudó a Argentina, donde suele hace declaraciones públicas.