Senado de EEUU listo para aprobar nuevo pacto norteamericano

Un día después de firmar un nuevo acuerdo con China, el presidente Donald Trump espera recibir más buenas noticias en el frente comercial, pues el Senado parece listo para aprobar un nuevo pacto no...

Un día después de firmar un nuevo acuerdo con China, el presidente Donald Trump espera recibir más buenas noticias en el frente comercial, pues el Senado parece listo para aprobar un nuevo pacto norteamericano.

La Cámara de Representantes ya ha aprobado por abrumadora mayoría el Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC). Se prevé que en las próximas horas el Senado hará lo propio y lo enviará a Trump para su firma antes de abordar las acusaciones contra el presidente.

El líder de la mayoría en el Senado, el republicano Mitch McConnell, dijo que el pacto es una gran victoria para el gobierno de Trump, una gran victoria para todos los que queremos dejar atrás esta temporada de ruido político tóxico.

Trump ha dicho que el pacto comercial vigente, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), ha enviado millones de empleos fabriles a México, donde los sueldos son más bajos.

Su gobierno ha logrado cambios que buscan producir más autos en Estados Unidos, donde los trabajadores ganan en promedio al menos 16 dólares la hora. Además, obliga a México a modificar sus leyes para que se facilite la creación de sindicatos independientes, con lo que mejorarían los sueldos y las condiciones de trabajo y reduciría los incentivos para que las empresas estadounidenses trasladen sus plantas al sur de la frontera.

Aunque las negociaciones con Canadá y México finalizaron hace más de un año, los legisladores demócratas insistieron en cambios que según ellos aumentan las probabilidades de que México cumpla sus compromisos. Como parte de las negociaciones, el gobierno de Trump aceptó eliminar una cláusula que ofrecía a los caros medicamentos biológicos _hechos de células vivas_ 10 años de protección frente a la competencia.

Los republicanos y el presidente se han quejado de las demoras en las negociaciones, pero éstas significaron un apoyo inesperadamente amplio para el T-MEC. La central sindical estadounidense AFL-CIO apoyó el pacto, junto con decenas de cámaras empresarias y agrícolas. Los principales opositores son los grupos ambientalistas, quienes sostienen que el acuerdo contribuirá a la elevación de las temperaturas.