Presionado, Irán dice que derribó avión ucraniano por error

Irán reconoció el sábado que sus fuerzas armadas derribaron involuntariamente un avión de pasajeros ucraniano que se estrelló antes esta semana con 176 personas a bordo, luego de rechazar repetid...

Irán reconoció el sábado que sus fuerzas armadas derribaron involuntariamente un avión de pasajeros ucraniano que se estrelló antes esta semana con 176 personas a bordo, luego de rechazar repetidamente las acusaciones occidentales de que era responsable del siniestro que no dejó sobrevivientes.

La aeronave fue derribada en la madrugada del miércoles, horas después de que Irán lanzó una ofensiva con misiles balísticos contra dos bases iraquíes que albergaban a soldados estadounidenses en represalia por el asesinato del general iraní Qassem Soleimani en un ataque dirigido de Washington en Bagdad. Nadie resultó herido en el ataque a las bases.

Las fuerzas iraníes confundieron el avión comercial ucraniano con un objetivo hostil tras efectuar un giro hacia un centro militar delicado de la Guardia Revolucionaria, explicó el ejército en un comunicado publicado por la prensa estatal. El ejército estaba en su nivel más alto de alerta por las crecientes tensiones con Estados Unidos, agregó.

En condiciones así, debido a un error humano y de forma involuntaria, el avión fue alcanzado, dijo el ejército, que pidió disculpas y dijo que mejorará sus sistemas para evitar tragedias similares en el futuro.

Los responsables del ataque al vuelo serán enjuiciados, señaló el comunicado.

No estuvo claro si la aeronave fue derribada por las fuerzas convencionales iraníes o por su poderosa Guardia Revolucionaria, que responde directamente ante el líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei.

El anuncio podría enfrentar a la población con las autoridades, luego de que los iraníes respaldaron al liderazgo de la República Islámica tras la muerte de Soleimani. El general, que era el jefe de la Fuerza Quds _ un grupo de élite de la Guardia _ y el arquitecto de las intervenciones militares de Teherán en la región, era considerado un icono nacional y cientos de miles de personas participaron en actos fúnebres en su honor en todo el país.

La mayoría de los pasajeros del vuelo eran iraníes o canadienses-iraníes. Funcionarios de Teherán descartaron repetidamente la posibilidad de un ataque con un misil, calificando las acusaciones de propaganda occidental que, según las autoridades, era ofensiva para las víctimas.

El accidente aéreo se produjo apenas unas semanas después de las autoridades sofocaron protestas a nivel nacional motivadas por la subida del precio de la gasolina. Irán ha estado sumido en una grave crisis económica desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, decidió unilateralmente retirar a su país del acuerdo nuclear de 2015 e imponer paralizantes sanciones.

El presidente de Irán, Hasán Ruhani, culpó de la tragedia a las amenazas y acoso de Estados Unidos tras el asesinato de Soleimani. Además, presentó sus condolencias a las familias de las víctimas y pidió una investigación completa y que se depuren responsabilidades.

"Un día triste, tuiteó el ministro de Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif. Un error humano en un momento de crisis causado por la temeridad de Estados Unidos condujo al desastre. Nuestro más profundo arrepentimiento, disculpas y condolencias a nuestro pueblo, a las familias de todas las víctimas y a otros países afectados.

El avión, un Boeing 737 operado por Ukrainian International Airlines, se estrelló a las afueras de Teherán poco después de despegar del Aeropuerto Internacional Imán Jomeini.

Durante varios días, Irán negó que la causa del siniestro fuera un misil. Pero Estados Unidos y Canadá dijeron, citando información de inteligencia, que creían que Teherán había derribado la aeronave con un misil tierra-aire, una conclusión respaldada por videos del accidente.

A bordo del avión, que se dirigía a la capital de Ucrania, Kiev, iban 167 pasajeros y nueve tripulantes de varios países, incluyendo 82 iraníes, 57 canadienses y 11 ucranianos, según las autoridades. Horas antes, el gobierno de Canadá redujo la cifra oficial de canadienses fallecidos, que en un principio situó en 63.

Irán había invitado a Ucrania, Canadá, Estados Unidos y Francia a participar en la investigación del siniestro, de acuerdo con las normas internacionales. El Boeing 737 se construyó en Estados Unidos y el motor fue construido por un consorcio franco-estadounidense.

El equipo de investigadores ucranianos, que ya están en Irán, deberían continuar su trabajo con total acceso y cooperación, dijo el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy.

La agencia noticiosa semioficial Fars reportó que el líder supremo ordenó el viernes en la mañana a altos cargos de seguridad que revisasen el accidente y anunciasen los resultados. El medio, próximo a la Guardia, pareció desviar la culpa.

Si algunos individuos, en cualquier posición, eran conscientes del problema pero hicieron declaraciones contradiciendo o escondiendo la realidad por algún motivo, debería ser nombrados y juzgados, dijo el reporte.

___

Krauss informó desde Dubái, Emiratos írabes Unidos. Los periodistas de The Associated Press Jon Gambrell en Dubái y Rob Gillies en Toronto, contribuyeron con este despacho.