Iraní acusado de atentado cree que Nisman fue asesinado

Uno de los iraníes acusados de haber ideado el atentado contra un centro judío de Buenos Aires en 1994 dijo el viernes que el fiscal Alberto Nisman, que investigaba el caso, habría sido asesinado p...

Uno de los iraníes acusados de haber ideado el atentado contra un centro judío de Buenos Aires en 1994 dijo el viernes que el fiscal Alberto Nisman, que investigaba el caso, habría sido asesinado por carecer de pruebas para sostener sus denuncias.

Moshen Rabbani -ex agregado cultural de la embajada de Irán en la capital argentina- también reiteró su inocencia sobre el ataque contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que causó la muerte de 85 personas y heridas a unas 300.

Yo pienso que lo mataron para que nadie se pueda enterar que tenía las manos vacías (de acusaciones), afirmó Rabbani a Radio 10 desde Irán. Sobre él y otros cuatro exfuncionarios iraníes a los que Nisman consideró autores intelectuales del ataque pesan órdenes de captura internacional.

Nisman fue hallado muerto el 18 de enero en su departamento de Buenos Aires de un disparo en la cabeza pocos días después de denunciar a la entonces presidenta Cristina Fernández de Kirchner (2007-2015) -actual vicepresidenta- como presunta encubridora de los autores del ataque terrorista.

El fiscal tenía previsto presentarse al día siguiente en el Congreso para abundar sobre sus acusaciones referidas al atentado y sus presuntos encubridores.

¿Quién mató a Nisman? ¿Por qué no dejan que en Argentina la gente conozca la verdad?, se preguntó Rabbani, quien es la primera vez que se refiere a la muerte del investigador.

También dejó abierta la posibilidad de que se haya tratado de un suicidio inducido: Puede ser que lo forzaron para que se mate porque no tenía nada... o él mismo se suicidó", afirmó sin explayarse sobre el asunto.

El exfuncionario señaló que antes de que se produjera el atentado Irán tenía buenas relaciones con Argentina que no eran del agrado de Estados Unidos. Apuntó que "Nisman estaba influenciado por ese país a la hora de realizar sus denuncias.

Agregó que el gobierno de Fernández de Kirchner quería resolver (el ataque a la AMIA) pero no lo dejaron".

Antes de su muerte Nisman había acusado a Fernández de Kirchner y a varios de sus funcionarios y allegados de haber negociado con Teherán la impunidad de los sospechosos a cambio de relanzar las relaciones comerciales. Ese pacto, denunció el fiscal, quedó plasmado en un memorando de entendimiento firmado en enero de 2013.

Fernández de Kirchner alegó entonces que el acuerdo, aprobado en el Parlamento en medio de las críticas de la comunidad judía y de la oposición y luego anulado por la justicia, iba a permitir avanzar en el esclarecimiento del atentado.

Ariel Eichbaum, titular de la AMIA, criticó las declaraciones de Rabbani. Si tiene información, lo que debería hacer en vez de dar opiniones por la radio y ya que es el principal acusado del mayor atentado de la historia de este país y pesa sobre él una alerta roja de Interpol, es presentarse en el juicio, sostuvo.

Las acusaciones contra Fernández de Kirchner por haber protegido a Rabbani y los otros iraníes fueron desestimadas por la justicia en un primer momento, pero con el tiempo la situación se revirtió y está por definirse la fecha en la que la exmandataria afrontará un juicio oral acusada de encubrimiento.

La actual vicepresidenta tiene fueros que le garantizan inmunidad de arresto y que únicamente pueden ser removidos con el aval del Congreso.

Después de varias idas y vueltas en un caso que ha dividido a la opinión pública, la última conclusión de la justicia basada en un peritaje realizado por la Gendarmería Nacional (la policía de fronteras) apuntó que el fiscal fue asesinado y que su crimen estaría relacionado con la causa AMIA. No hay detenidos por el hecho.

Pero las dudas sobre las circunstancias en que se produjo su fallecimiento persisten y se han redoblado a raíz de la proximidad de un nuevo aniversario de su muerte y del estreno del documental de Netflix Nisman: el fiscal, la presidenta y el espía.

En sus seis capítulos se reproducen los testimonios del actual presidente Alberto Fernández y de investigadores, espías y agentes estadounidenses.