Activistas: Aviones no identificados atacan milicia en Siria

Aviones no identificados atacaron el viernes objetivos en Siria, cerca de la frontera con Irak, según reportes de activistas, y provocaron una enorme explosión en un clima de creciente tensión en l...

Aviones no identificados atacaron el viernes objetivos en Siria, cerca de la frontera con Irak, según reportes de activistas, y provocaron una enorme explosión en un clima de creciente tensión en la región por el enfrentamiento entre Estados Unidos e Irán.

La ofensiva se centró en posiciones de milicias proiraníes en Boukamal, cerca de la frontera con Irak, señaló el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Según el grupo con sede en Gran Bretaña, que monitorea el conflicto sirio a través de una red de activistas en el terreno, los aviones alcanzaron depósitos de armas y vehículos pertenecientes a las milicias, entre otros objetivos.

Además, reportó varias explosiones en la zona fronteriza. Deir Ezzor 24, un colectivo activista que informa sobre la frontera, apuntó que los aviones alcanzaron camiones que transportaban armas y depósitos de misiles balísticos en la zona. Omar Abu Laila, un activista de Deir el-Zour asentado en Europa que gestiona el grupo, agregó que la ofensiva provocó una enorme explosión que se escuchó en la frontera entre las dos naciones.

Sound and picture, otra organización activista de Deir el-Zour, en el este de Siria, apuntó que aviones no identificados" atacaron objetivos de las milicias en Boukamal.

Ni Siria ni Irak realizaron comentarios de inmediato, y los reportes no pudieron confirmarse de forma independiente.

Estados Unidos bombardeó la zona el pasado 29 de diciembre y mató a 25 miembros de una milicia iraquí respaldada por Irán luego de un ataque con misil a una base militar en Irak en el que murió un contratista estadounidense. Washington culpó de ese incidente a la milicia iraquí patrocinada por Teherán.

Israel también atacó en el pasado a milicias de esa zona que cuentan con el apoyo de la República Islámica.

Los ataques aéreos se produjeron días después de que un dron estadounidense mató al general más poderoso iraní tras aterrizar en el aeropuerto de Bagdad, lo que provocó peticiones de venganza y elevó las tensiones hasta situar a las dos naciones rivales al borde de una guerra total.

La República Islámica respondió lanzando una serie de misiles contra bases militares que acogen a soldados estadounidenses en Irak, sin causar víctimas. Desde entonces, ambos bandos dieron indicios de retroceder ante un posible agravamiento de la situación, pero las tensiones siguen siendo elevadas y la región está al límite.

En este contexto, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, realizó una inusual visita a Siria esta semana para reunirse con su homólogo, Bashar Assad, en Damasco. Moscú ha sido un aliado clave para Assad, ofreciéndole ayuda militar crucial y respaldo político durante la guerra civil en el país.

La zona atacada el viernes es clave en un corredor terrestre de Teherán que une Irán con Irak y Siria, y llega a Líbano. Según reportó el Observatorio el viernes, durante su visita, Putin habría informado a Assad de la intención de Estados Unidos de cerrar esa ruta de forma definitiva.