General iraní muere en ataque de EEUU, pero Canadá sufre

La peor parte había pasado, aparentemente, y Estados Unidos e Irán ya no parecían enfilarse al borde de una guerra.

La peor parte había pasado, aparentemente, y Estados Unidos e Irán ya no parecían enfilarse al borde de una guerra.

¡Todo está bien!, tuiteó el presidente Donald Trump la noche del martes, días después de que un dron estadounidense abatiera al general más poderoso de Irán, y la República Islámica _ después de lanzar una serie de misiles _ señaló que se abstendría de escalar más las tensiones.

Pero 27 segundos antes del tuit de Trump, sistemas de monitoreo de vuelos comerciales perdieron contacto con un avión de Ukranian International Airlines que acababa de despegar del aeropuerto principal de Teherán. A bordo había 176 personas, incluyendo por lo menos 138 pasajeros con destino a Canadá y al menos 63 canadienses. Al parecer el avión recibió un impacto en pleno vuelo y se desplomó.

Todas las personas a bordo fallecieron. Eran estudiantes, parejas de recién casados, médicos y padres. La víctima más joven era una niña de 1 año, Kurdia Molani, quien volaba de regreso junto a sus padres a su casa en Ajax, un suburbio de Toronto.

Para la tarde del jueves, mandatarios de Occidente dijeron que lo más probable es que Irán hubiera derribado la aeronave con un misil tierra-aire, seguramente por accidente. La pérdida de tantas vidas civiles de inmediato da una nueva perspectiva a la confrontación entre Estados Unidos e Irán, que parecía concluir con derramamiento de sangre mínimo.

Lo que comenzó con un ataque con drones a la caravana en la que viajaba el general Qassem Soleimani en el aeropuerto de Bagdad se extendió al grado que fallecieron decenas de iraníes-canadienses, y decenas de iraníes que estudiaban en Canadá

La comunidad está sobrecogida con dolor y tristeza, dijo Payman Paseyan, un reconocido iraní-canadiense en el oeste de Canadá que perdió a varios de sus amigos en ese vuelo.

Algunos canadienses culparon del desastre a Trump.

Esto es absurdo. Enfermizo. Imagina que uno de tus familiares hubiera estado en ese avión, dijo Rob Kent, un residente de Toronto de 42 años. Un solo hombre, uno solo, es responsable de todas esas muertes. Y nunca enfrentará las consecuencias.

Paseyan no estaba tan seguro.

Se necesita de dos para bailar, dijo. Es difícil no ver el desplome como resultado de la escalada entre dos países. Sin embargo, Irán es responsable de su propio equipo militar de defensa. A pesar de que tiene el derecho a defenderse, también debería proteger a su gente, y también debería tener la responsabilidad con ese derecho de asegurarse de que sus sistemas defensivos no tengan en la mira a aeronaves civiles.

El primer ministro canadiense Justin Trudeau, quien por momentos ha tenido una relación áspera con Trump, fue cuidadoso al no decir que el ataque estadounidense fue responsable de lo sucedido.

Creo que es muy pronto para sacar conclusiones o asignar culpas, o responsabilidades en cualquier proporción, dijo a la prensa.

Pero, dijo, un impacto accidental de misil sólo incrementa el dolor y la pena de tantas personas.

De inmediato pensé en cuán más difícil sería esto para aquellas familias que en estos momentos experimentan un terrible dolor, comentó.

Muchos simplemente tienen problemas para comprender el desastre.

Si algo así ocurriera por accidente, es mucho más fácil de asimilar que escuchar que tal vez fue derribado, dijo Nina Saeidpour, una agente de bienes raíces de Calgary que perdió en el incidente a una amiga, Kasra Saati. Solo intentamos entender lo que pasó.