Excónsul boliviano condenado a 5 años prisión en Argentina

La justicia argentina condenó a Diego Vega Ibarra, excónsul de Bolivia en la ciudad norteña de San Ramón de la Nueva Orán, a cinco años de prisión luego de ser detenido semanas atrás mientras ...

La justicia argentina condenó a Diego Vega Ibarra, excónsul de Bolivia en la ciudad norteña de San Ramón de la Nueva Orán, a cinco años de prisión luego de ser detenido semanas atrás mientras transportaba ocho kilos de cocaína en un automóvil.

La condena se dictó la víspera en el marco de un proceso judicial abreviado en el cual Vega Ibarra, quien está detenido desde el 17 de diciembre, se declaró culpable, dijo el miércoles al canal de cable Todo Noticias el fiscal federal José Luis Bruno.

El condenado se había hecho cargo en marzo de 2019 del consulado boliviano en San Ramón de la Nueva Orán, situada en la provincia de Salta -a unos 1.600 kilómetros al norte de Buenos Aires-, y fue apartado del cargo el 5 de diciembre por orden de la presidenta interina Jeanine íñez, quien asumió el poder en Bolivia tras la renuncia de Evo Morales el 10 de noviembre.

El fiscal señaló que el excónsul boliviano cumplirá los cinco años de prisión en la provincia de Salta.

En el mismo proceso fue condenado a cuatro años y seis meses el comerciante Wilson Bernardo Cordero Flores, quien acompañaba al exfuncionario.

El fiscal indicó que Vega Ibarra fue agarrado con los ocho kilos de cocaína el 17 de diciembre en un hecho flagrante, al ser interceptado por un control vehicular de rutina de la gendarmería (policía de fronteras) en la ruta 50 cuando conducía en un automóvil con matrícula boliviana en cuyo maletero se encontraba la droga. Los paquetes de cocaína estaban escondidos debajo de la rueda de auxilio, según mostraron las imágenes tomadas por la fuerza de seguridad.

El control tuvo lugar en un puesto de gendarmería situado entre San Ramón de la Nueva Orán y el paso fronterizo de Aguas Blancas, que comunica con la ciudad de Bermejo, de lado boliviano.

En conversación con la defensa les ofrecimos un acuerdo abreviado a los que prestaron su voluntad y uno de los requisitos es que el imputado reconozca el hecho, explicó Bruno. El proceso fue llevado por el Juzgado Federal de Garantías de la ciudad salteña de Tartagal y los dos acusados fueron imputados del delito de transporte de estupefacientes, señaló el Ministerio Público Fiscal.

Durante la revisión del auto, el exfuncionario, quien procedía de la vecina Bolivia, se mostró sorprendido por la existencia del estupefaciente y dijo que el auto había estado en un taller el día anterior.