Argentina retira credenciales a embajadora de Guaidó

El gobierno argentino le retiró el martes a Elisa Trotta Gamus las credenciales para ejercer como representante diplomática del líder opositor Juan Guaidó, al cual no reconoce como presidente inte...

El gobierno argentino le retiró el martes a Elisa Trotta Gamus las credenciales para ejercer como representante diplomática del líder opositor Juan Guaidó, al cual no reconoce como presidente interino de Venezuela.

"Me dirijo a usted a los efectos de comunicarle que a partir del día de la fecha se pone fin a su misión especial en la República Argentina y a sus funciones en el marco de la misma", señaló una nota dirigida a Trotta Gamus firmada por Mariángeles Bellusci, directora nacional de Ceremonial del Ministerio de Relaciones Exteriores, a la que tuvo acceso The Associated Press.

Trotta había sido reconocida formalmente en octubre por el gobierno del conservador presidente Mauricio Macri (2015-2019) -uno de los mayores opositores al presidente venezolano Nicolás Maduro- desconociendo así a los representantes de este último en Argentina.

La decisión fue tomada un día después de las críticas proferidas por Diosdado Cabello, líder del Partido Socialista Unido de Venezuela, a un comunicado de la cancillería argentina que cuestionó la proclamación de Luis Parra como titular de una dirección paralela en la Asamblea Nacional en una confusa sesión.

Nosotros estamos aquí y no hemos necesitado ni de Argentina ni de su canciller. Ellos verán qué hacen, en qué lugar de la historia se acomodan. Si se acomodan a defender a los pueblos o se acomodan del lado de los que viven arrastrados al imperialismo, dijo Cabello, el hombre más poderoso de Venezuela después de Maduro, en referencia al comunicado de la cancillería argentina encabezada por Felipe Solá.

Seguidamente, Trotta Gamus criticó los dichos de Cabello al señalar que estos ataques de la dictadura en contra del nuevo gobierno argentino son sólo una muestra de lo que sufren los venezolanos que son perseguidos por pensar distinto.

Guaidó había elogiado previamente el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores argentino.

Este último lamentó profundamente los episodios ocurridos el domingo y consideró inadmisibles para la convivencia democrática los actos de hostigamiento padecidos por diputados, periodistas y miembros del cuerpo diplomático al momento de procurar ingresar al recinto de la Asamblea Nacional para elegir a las nuevas autoridades.

También acotó que Argentina no pretende involucrarse en la situación interna de otros países e instó a todos los partidos representados en la Asamblea a reencauzar el proceso de elección de sus autoridades en el pleno respeto de las reglas constitucionalmente establecidas.

Horas después, en Caracas, Guaidó expresó que no le sorprendió la decisión del gobierno argentino e hizo votos para que en algún momento el gobierno de Fernández respalde la democracia, la libertad y la búsqueda de una solución al conflicto, a la crisis, a la catástrofe que hoy padecemos los venezolanos.

Sabemos la postura, entrecomillas neutral, del país (Argentina) y también vimos la postura del canciller Felipe Solá en estos días con respecto a la toma ilegal (de la Asamblea Nacional) por parte de la dictadura. Así que (no ha ocurrido) nada que no esperáramos en este momento, acotó.

Guaidó y varias decenas de diputados lograron el martes ingresar al palacio legislativo y recuperaron el control de la Asamblea Nacional, cuya titularidad quedó de nuevo en manos del opositor, reconocido como presidente interino de Venezuela por más de medio centenar de países.

El gobierno del peronista Alberto Fernández defiende una posición afín a la de México de no involucrarse en los asuntos internos de Venezuela. Macri, por el contrario, se alineó con el gobierno de Donald Trump en contra de Maduro junto a otros países sudamericanos que integran el Grupo de Lima.