Canciller iraní dice que EEUU le niega visa para cumbre ONU

El ministro iraní de Exteriores afirmó el martes que Estados Unidos había declinado concederle una visa para asistir a las reuniones de Naciones Unidas en Nueva York, en medio de tensiones agravada...

El ministro iraní de Exteriores afirmó el martes que Estados Unidos había declinado concederle una visa para asistir a las reuniones de Naciones Unidas en Nueva York, en medio de tensiones agravadas tras un ataque de dron estadounidense que mató a un importante general iraní.

El ministro, Mohammad Javad Zarif, comentó el asunto el martes mientras el país se preparaba para enterrar al general de la Guardia Revolucionaria Iraní Qassem Soleimani.

Temen que alguien vaya a Estados Unidos y revele realidades, afirmó Zarif en Teherán.

El Departamento de Estado de Estados Unidos no hizo comentarios sobre la solicitud de visa de Zarif. Como anfitrión de la sede de la ONU, se supone que Estados Unidos debe permitir que mandatarios extranjeros asistan a esa clase de reuniones.

También el martes, el líder de la Guardia Revolucionaria Iraní amenazó con prender fuego a lugares con apoyo de Estados Unidos como represalia por el asesinato del general Qassem Soleimani, provocando gritos entre la multitud de ¡Muerte a Israel!.

Hossein Salami hizo esas declaraciones ante miles de personas reunidas en la plaza central de Kerman, localidad natal de Soleimani. Su promesa se hacía eco de las exigencias de otros altos cargos iraníes, incluido el líder supremo del país, el ayatolá Ali Jamenei, así como de los dolientes en todo el país, que han clamado venganza contra Estados Unidos.

Dolientes vestidos de negro marcharon el lunes por Kerman con carteles que mostraban la imagen del general fallecido. El líder supremo iraní acudió el lunes a expresar su dolor sobre el ataúd de Soleimani en Teherán, donde una multitud de millones de personas llenó las calles, según estimaciones de la policía. Aunque no había estimaciones independientes, imágenes aéreas y periodistas de Associated Press estimaron una asistencia de al menos un millón de personas.

Las autoridades llevaron después los restos y los de otros fallecidos en el ataque a la ciudad sagrada de Qom, donde también se congregó una gran multitud.

Se trata de una serie de homenajes sin precedentes en el país para un hombre al que los iraníes consideraban un héroe nacional por su labor en la Fuerza Quds, el cuerpo expedicionario de la Guardia Revolucionaria.

Estados Unidos le acusaba de la muerte de soldados estadounidenses en Irak y le acusó de planear nuevos ataques justo antes de su muerte el viernes en un ataque de dron en el aeropuerto de Bagdad. Soleimani también lideró tropas en la larga guerra en Siria en apoyo del presidente, Bashar Assad, y era el contacto de Damasco con grupos aliados de Irán en países como Irak, Líbano y Yemen.

Su asesinato ya llevó a Teherán a abandonar las restricciones que aún quedaban del acuerdo nuclear de 2015 firmado con potencias extranjeras. El sucesor de Soleimani y otras personas destacadas prometieron venganza. En Bagdad, el parlamento pidió la expulsión de todas las tropas estadounidenses de territorio iraquí, algo que los analistas temen podría permitir un resurgir del grupo extremista Estado Islámico.

___

Gambrell informó desde Dubái, Emiratos írabes Unidos.