Chile: alteran rendición de prueba de ingreso universitario

Estudiantes de bachillerato, que hace dos meses y medio dieron el puntapié que puso de cabeza a Chile en un hecho inédito, obligaron el lunes a suspender parcialmente la rendición de una prueba de ...

Estudiantes de bachillerato, que hace dos meses y medio dieron el puntapié que puso de cabeza a Chile en un hecho inédito, obligaron el lunes a suspender parcialmente la rendición de una prueba de selección universitaria obligatoria para ingresar a la enseñanza superior.

Grupos de alumnos ocuparon ilegalmente o realizaron desórdenes en 64 de los 729 colegios en los que se debían contestar las preguntas de la Prueba de Selección Universitaria, PSU, obligando a su suspensión.

El subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, informó que cerca del 90% de los inscritos (de un total de 297.400) dieron la primera de las cuatro pruebas que conforman la PSU.

En las afueras de algunas escuelas hubo peleas y manotazos entre alumnas y alumnos partidarios y opositores de rendir o no la PSU. En unos pocos recintos del vecino puerto de Valparaíso fueron arrugados o destruidos ejemplares del examen y en otros estudiantes y encapuchados se enfrentaron a la policía, que usó gases lacrimógenos para dispersarlos.

Me gustaría darla (la PSU) este año... para ser algo en la vida o no ser nada, dijo un joven entrevistado por el canal de televisión 24Horas.  La mayoría de los jóvenes en Chile son condicionados a que el ingreso a la universidad es sinónimo de éxito.

Aunque los reparos a la PSU se arrastran por una década y media, su modificación o reemplazo no figuró entre las múltiples demandas que siguieron al estallido social del 18 de octubre, que sacudió al país con multitudinarias manifestaciones que hacia mediados de noviembre decayeron en magnitud.

Aldo Valle, miembros del Consejo de Rectores de las Universidades Chilenas, dijo que todos los alumnos o alumnas que no pudieron rendir la PSU, tendrán la oportunidad de ser parte del proceso. Unos 30.000 jóvenes deberán rendir la PSU más adelante.

El boicot a la PSU fue organizado por la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios, ACES, y la Coordinadora Nacional de Estudiantes, CONES, ambas de tendencia izquierdista.

Víctor Chanfreau, vocero de la ACES, dijo que los secundarios (bachillerato) demostramos una vez más de lo que somos capaces si nos organizamos y salimos a las calles, al igual que... (lo) demostramos el 18 de octubre.

Es ahora o nunca donde necesitamos los cambios profundos, en el sistema, en el modelo, en particular en el método de ingreso a la educación superior, agregó.

En Chile existe una educación para ricos, otra para la clase media y para los más pobres, y los resultados de la enseñanza que recibe cada grupo se refleja en el rendimiento en los niveles básicos y en el bachillerato.

La mayoría de los estudiantes que asisten a las escuelas públicas, un 38%, tiene muy malos resultados en la PSU, los de clase media que reciben una educación particular subvencionada por el Estado logran cada vez más ingresar a las universidades y el 7% de los colegios particulares tiene su entrada virtualmente asegurada.

La PSU mide conocimientos y no aptitudes, y en las escuelas más pobres los alumnos rinden menos y muchas veces no alcanza a ver toda la materia planificada para el año, a diferencia de los colegios particulares, donde siempre van adelantados en relación con la materia exigida por el Ministerio de Educación.

Además, en 2019 los alumnos de las escuelas públicas estuvieron dos meses sin clases debido a una huelga de sus maestros y luego dejaron de recibir enseñanza tras el estallido social y hasta fines de año. Otros alumnos que tienen menor mal rendimiento en la PSU provienen de las escuelas técnicas.