UE lamenta medidas nucleares de Irán pero reitera compromiso

La Unión Europea lamentó el lunes el anuncio de Irán de que ya no cumplirá sus obligaciones nucleares, pero reiteró su determinación de mantener vigente un pacto internacional que impide que la ...

La Unión Europea lamentó el lunes el anuncio de Irán de que ya no cumplirá sus obligaciones nucleares, pero reiteró su determinación de mantener vigente un pacto internacional que impide que la República Islámica desarrolle armas atómicas.

El acuerdo nuclear de 2015 se halla en la cuerda floja desde que el presidente estadounidense Donald Trump lo abandonó unilateralmente, lo que detonó sanciones que han afectado la moribunda economía de Irán. Desde entonces, Teherán ha retirado gradualmente su compromiso con el trato.

Después de que su general de mayor rango fuera asesinado por Estados Unidos en un ataque con dron, Irán anunció el fin de semana que ya no respetaría los límites impuestos sobre la centrifugación que puede usar para enriquecer uranio. El ministro del Exterior, Javad Zarif, dijo que la medida era un paso correctivo tomado dentro del marco del acuerdo nuclear y dijo que podría ser revertido.

La jefe de política exterior de la Unión Europea, Josep Borrell, manifestó su profundo lamento ante la noticia y tuiteó que la implementación completa del acuerdo nuclear de parte de todas las partes ahora es más importante que nunca, para la estabilidad regional y la seguridad global.

La UE supervisa el acuerdo bajo el que Teherán milita sus ambiciones nucleares a cambio de incentivos económicos, pero se apoya en la agencia supervisora de Naciones Unidas para asuntos nucleares en el monitoreo de su Irán está cumpliendo, como lo ha venido haciendo hasta ahora pese a su retórica beligerante.

Nos hemos apoyado, y hemos visto, lo que el Organismo Internacional de Energía Atómica dice respecto a las acciones en tierra, sostuvo el vocero de Borrell, Peter Stano, a los reporteros.

El anuncio de Irán y la muerte del general Qassem Soleimani en Bagdad a manos de Estados Unidos la semana pasada han generado un aluvión de actividad diplomática en Europa.