Exigen justicia para víctimas de la guerra salvadoreña

Familiares de las víctimas del conflicto armado salvadoreño pidieron el viernes que se investigue y procese a los responsables de la desaparición y asesinatos perpetrados durante el pasado conflict...

Familiares de las víctimas del conflicto armado salvadoreño pidieron el viernes que se investigue y procese a los responsables de la desaparición y asesinatos perpetrados durante el pasado conflicto armado que desangró la nación centroamericana.

En un acto sin precedentes y sin importar bandos ideológicos, los familiares de siete salvadoreños que fueron desaparecidos y asesinados durante le guerra civil _que concluyó en enero de 1992_ llegaron hasta una de las sedes de la Fiscalía General para exigir que se investiguen esos hechos por considerar que se tratan de crímenes de lesa humanidad e imprescriptibles ante la ley.

La Organización Proyecto Vidas-Víctimas demandantes _una ONG que defiende los derechos humanos_ presentó cinco denuncias por la desaparición forzada de Carlos Serrano, de 21 años; Sandra Margarita y Dora Alicia Ramos, de 22 y 24; casos que se atribuyen a los extintos cuerpos de seguridad y las fuerzas armadas, así como los casos de René Oswaldo Oviedo, de 29; José Amílcar Romero Azuna, de 30; Antonio y David Acosta, de 53 y 55, de los que se culpa a miembros de la otrora guerrilla Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN).

Lo que queremos es que se esclarezcan los hechos, que se reivindique el nombre de las víctimas directas que son los asesinados y los desaparecidos, dijo Rosario Acosta, asegurando que guerrilleros asesinaron a su padre Daniel Acosta y a su tío Antonio Acosta.

La mujer, que reconoció que durante la guerra formó parte del FMLN, dijo que a sus familiares los secuestraron, torturaron y asesinaron por ser enemigos peligrosos de la revolución, infiltrados y traidores.

Acosta dijo que en la denuncia no individualiza responsabilidad por los asesinatos de sus familiares, pero sí al Frente que tiene que responder por todos esos crímenes. Aseguró que la responsable de la zona donde los mataron era la comandante y ahora diputado del FMLN, Nidia Díaz.

Por su parte, Irma Serrano _acompañada de su hija Natalia_ denunció la captura y posterior desaparición de su hermano Carlos Manuel Serrano, cuya responsabilidad, asegura, recae en agentes del Estado.

Serrano también pidió a la Fiscalía que investigue el asesinato de su esposo René Oswaldo Oviedo, hecho que atribuye a uno de los comandantes de las Fuerzas Populares de Liberación (FPL), una de las cinco organizaciones político-militares que integraron el FMLN.

Serrano asegura que su esposo fue asesinado por orden de Mayo Sibrián, durante una purga contra pequeños burgueses y de jóvenes que se habían incorporado a las filas guerrilleras.

Aquí estamos las víctimas de familiares de ambos bandos y con esto estamos demostrando que los derechos humanos y las víctimas no tenemos bando, no hay ideología, solo hay dolor y solo queremos justicia, manifestó Acosta.

Benjamín Cuellar, un defensor de los derechos humanos que acompañó a los familiares de las víctimas, dijo a The Associated Press que este es un camino que arranca, vamos a seguir denunciado los crímenes de ambos bandos, vamos a seguir presionando hasta que se haga justicia.

La Ley de Amnistía General, aprobada por la Asamblea Legislativa en 1993, impidió que los delitos de lesa humanidad y los crímenes de guerra fueran investigados, pero en julio de 2016 la Corte Suprema de Justicia la declaró inconstitucional por violar el derecho al acceso a la justicia y abrió el camino para que se investigue y procese a los responsables de esos crímenes.