Eduardo Sacheri: Escribir es ser otros, o ser otras

El autor argentino Eduardo Sacheri tiene cejas pobladas y es calvo, su voz es profunda, nada más alejado de Ofelia, la señorita de la década de 1950 protagonista de su más reciente novela Lo mucho...

El autor argentino Eduardo Sacheri tiene cejas pobladas y es calvo, su voz es profunda, nada más alejado de Ofelia, la señorita de la década de 1950 protagonista de su más reciente novela Lo mucho que te amé.

Sin embargo, Sacheri disfrutó convertirse en esta joven para narrar en primera persona una historia de amor con un triángulo imposible, por lo menos para su época. Ofelia, una estudiante de contaduría en Buenos Aires, está comprometida para casarse con su novio Juan Carlos, pero se da cuenta que Manuel, el novio de su hermana menor, hace que se le olvide todo lo demás.

Ofelia era mucho más estimulante como personaje que Manuel o Juan Carlos, que son los hombres de su vida, dijo Sacheri en entrevista telefónica desde Guadalajara donde fue presentada su novela en la Feria Internacional del Libro.

Para ser ella, Sacheri tuvo un proceso que duró más de seis meses en los que tuvo varios ensayos de escritura hasta lograr adentrarse en su personaje.

Pensé que la primera persona me ofrecía una posibilidad de ir mucho más a lo íntimo, lo personal y lo profundo, dijo. Me sentí muy cómodo y muy feliz en esa metamorfosis ... Parte de lo más agradable de escribir es ser otros, o ser otras.

Lo mucho que te amé, que se ha mantenido en la lista de los libros más vendidos de Argentina y Uruguay desde su publicación en octubre, está dedicada a las mujeres con las que se crio, incluyendo su madre, abuela, tía, hermana y primas.

Hay mucho de ellas en el libro y ellas están muy presente en mi vida, dijo el autor nacido en Buenos Aires en 1967. Ellas fueron no sólo importantes para construirme una imagen de la mujer, sino una imagen del mundo, a través de su modo de hablar, su modo de pensar y su modo de actuar.

Para el autor de títulos como La pregunta de sus ojos (convertida en la película El secreto de sus ojos), La noche de la Usina (llevada al cine bajo el título de Odisea de los giles) y Papeles en el viento, el momento que vive el feminismo en Latinoamérica, especialmente tras un año como 2019 en el que se vieron manifestaciones por temas como el aborto y los feminicidios en diferentes países, es bastante oportuno.

Me parece que se están dando debates importantes, necesarios y útiles, dijo. Que discutamos y que desnaturalicemos lo que durante siglos asumimos como ˜normal™ de que los varones tuviéramos un montón de privilegios y las mujeres un montón de sujeciones absolutamente injustas.

Sacheri también trabaja como profesor de secundaria desde hace 25 años y dice que nota en los jóvenes una mayor apertura ante temas como diversidad sexual de unos años para acá, pero insiste que aún queda mucho por hacer por la igualdad de género.

Hay todavía un larguísimo camino por recorrer, pero que se está recorriendo no lo veo como una situación cristalizada, me parece que esa es la buena noticia y probablemente en los tiempos de la novela era una situación que se vivía como perpetua, dijo. Creo que hoy en día la mejor noticia es que las cosas tienden al cambio, aunque no se han cambiado aún lo suficiente.

Para el autor sus obras no pretenden establecer respuestas, sino plantear interrogantes, en el caso de Lo mucho que te amé sobre las estructuras sociales rígidas de esa época y las limitaciones con las que vivían las mujeres.

Pretendo hacerme preguntas y compartir esas preguntas con quienes me leen, y si quienes me leen sienten que sus preguntas se nutren con las mías y las mejoran o las vuelven más complejas me encanta que suceda, dijo. Creo más en las preguntas que en las respuestas, las respuestas son provisorias, y son parciales.