Choques en la marcha de Año Nuevo en Hong Kong

Cientos de miles de personas llenaron las calles de Hong Kong para una marcha en el Día de Año Nuevo, con lo que el movimiento prodemocrático de la ciudad-Estado se extendió a 2020.

Cientos de miles de personas llenaron las calles de Hong Kong para una marcha en el Día de Año Nuevo, con lo que el movimiento prodemocrático de la ciudad-Estado se extendió a 2020.

La policía informó que arrestó a unas 400 personas por asamblea ilegal y portación de armas ofensivas luego de que jóvenes radicalizados y vestidos de negro se separaron del grupo principal de manifestantes y atacaron bancos y cajeros automáticos con pintura en aerosol, martillos y bombas incendiarias. Rompieron semáforos, sacaron ladrillos de las aceras y erigieron barricadas en las calles del distrito financiero, en el centro de la ciudad.

Los bancos y las empresas a las que se relaciona con China continental han sido blanco frecuente de manifestantes radicalizados.

La policía usó aerosol pimienta, gas lacrimógeno y un cañón de agua para dispersar a los manifestantes más violentos, aunque el gobierno señaló en un comunicado que sus agentes han estado "desplegando la fuerza mínima necesaria".

El inspector Ng Lok-chun le dijo a la prensa que alborotadores se apoderaron de la marcha y en un momento dado pusieron en peligro a los agentes al rodearlos y arrojarles objetos, por lo que la policía ordenó la suspensión de la protesta a las 6:15 de la tarde. Sin embargo, miles de personas permanecieron en el área y muchas más no habían partido del parque Victoria, el lugar de donde salían todos.

La manifestación multitudinaria se dio tras enfrentamientos nocturnos entre la policía y los manifestantes en la víspera de Año Nuevo en el distrito comercial de Mong Kok. La policía también usó gases lacrimógenos, gas pimienta y cañones de agua para dividir a los grupos de personas que bloquearon el tráfico y realizaron quemas en las calles.

Hong Kong atenuó sus celebraciones de Año Nuevo debido a las protestas, las cuales comenzaron en junio y han afectado fuertemente a los sectores de ventas minoristas, turístico y de vida nocturna.

Eric Lai, uno de los que convocaron a la marcha para el Frente Civil por los Derechos Humanos, dijo que espera no vuelvan a ocurrir hechos de violencia similares a los de la noche previa.

Esperamos que la policía nos pueda facilitar las cosas, en lugar de provocarnos, y lanzarnos gases lacrimógenos y usar el cañón de agua en contra nuestra, afirmó.

Este tipo de marchas han degenerado frecuentemente en violencia. Ambas partes han sido acusadas de provocar enfrentamientos, y casi 6.500 manifestantes, algunos de ellos de apenas 12 años, han sido arrestados en gran cantidad de incidentes en las calles, en centros comerciales y en universidades.