2 ex-premieres aspiran a presidencia de Guinea-Bissau

Dos ex primeros ministros de Guinea-Bissau se disputan la presidencia del país en una segunda vuelta electoral el domingo en un agitado país del occidente de ífrica descrito una vez por la ONU co...

Dos ex primeros ministros de Guinea-Bissau se disputan la presidencia del país en una segunda vuelta electoral el domingo en un agitado país del occidente de ífrica descrito una vez por la ONU como un narco-estado.

El presidente José Mario Vaz, en el poder desde el 2014, no avanzó a la segunda vuelta y ha prometido respetar los resultados, en un raro gesto de estabilidad política. Vaz es el primer presidente democráticamente elegido que completa un término sin ser depuesto o asesinado desde la independencia del país de Portugal en 1974.

Preocupada por la estabilidad, la Comunidad Económica de Estados de ífrica Occidental dijo antes de la primera ronda de votaciones el 24 de noviembre que tenía una fuerza militar lista para restablecer el orden en caso de un golpe.

Aunque no ha habido uno en Guinea-Bissau desde el 2012, este ciclo electoral ha sido accidentado.

Hubo clamores de protesta cuando Vaz despidió a su primer ministro y su gabinete apena su mes antes de las elecciones en noviembre. El premier despedido, Aristide Gomes, se negó a irse y su remplazante designado renunció inmediatamente en medio de presiones regionales.

El favorito en la segunda vuelta el domingo es Domingos Simoes Pereira, que finalizó la primera vuelta con 40% de los votos. Tiene un historial de conflicto político con Vaz, quien lo despidió como primer ministro en el 2015 y se negó a escogerlo este año pese a ser la selección del parlamento.

Otro ex primer ministro, Umaro Sissoco Embalo, recibió apenas 27% de los votos en la primera ronda, pero ha conseguido el respaldo de un número de otros candidatos que no avanzaron.

Guinea-Bissau, una nación de unos 1,5 millones de personas, ha sido azotada desde hace tiempo por pobreza, corrupción y narcotráfico. En la década de los 2000 se volvió un punto de tránsito para la cocaína entre Latinoamérica y Europa, con los traficantes aprovechándose de la debilidad de las agencias del orden.

El narcotráfico ha sido menos prominente desde que organismos internacionales del orden sumaron fuerzas en una batida y realizaron grandes confiscaciones.

___

La periodista de la Associated Press Krista Larson en Dakar, Senegal, contribuyó.