Critican a helicópteros turísticos en Hawai

Los helicópteros turísticos en Hawai se encuentran bajo mayor escrutinio tras la caída de uno esta semana, el más reciente de diversos percances de este tipo en el estado, al tiempo que un legisla...

Los helicópteros turísticos en Hawai se encuentran bajo mayor escrutinio tras la caída de uno esta semana, el más reciente de diversos percances de este tipo en el estado, al tiempo que un legislador tachó esos vuelos de inseguros y carentes de supervisión adecuada.

Un helicóptero que recorría la escarpada costa de Na Pali, en el remoto y pintoresco litoral norte de la isla de Kauai que aparece en la película Jurassic Park, se estrelló el jueves contra una montaña.

No hay indicios de sobrevivientes, dijeron las autoridades. Seis conjuntos de restos humanos fueron recuperados el viernes, y el sábado continuaban las labores a fin de encontrar al séptimo pasajero. Seis personas de dos familias diferentes y un piloto viajaban en la aeronave.

En un comunicado el sábado, la policía en Kauai identificó a tres de las siete personas que iban a bordo. Señaló que, según el manifiesto de vuelo, el piloto era Paul Matero, de 69 años, de Wailua, Hawai, mientras que dos de los pasajeros eran Amy Gannon, de 47 años, y Jocelyn Gannon, de 13, ambas de Wisconsin.

Dorecia Carr, amiga de Amy Gannon, dijo que la muerte de ella causará revuelo en la ciudad de Madison.

Ella es muy importante, tiene una gran empresa en Madison que ayuda a muchas personas, afirmó Carr. Habrá conmoción en la ciudad.

Amy Gannon era cofundadora de una compañía sin fines de lucro que ayudaba a empresarias. Carr también dijo que Gannon fue mentora de su hijo AJ Carr, de 17 años.

Se cree que los otros cuatro pasajeros, incluido un menor, eran de Suiza, señaló la policía, que no ha divulgado sus identidades.

El representante federal demócrata Ed Case mencionó una serie de accidentes letales a través de los años, culpando a la Administración Federal de Aviación (FAA, por sus siglas en inglés) de no tomarse en serio los esfuerzos de la Junta Nacional para la Seguridad en el Transporte para mejorar la seguridad, y al sector por no regularse a sí mismo.

Los recorridos en helicóptero y las operaciones de aviones pequeños no son seguras, y vidas inocentes están pagando el precio, afirmó.

Tan solo en nuestro Hawai, el sector, aunque argumenta estridentemente que es seguro y cuidadoso con los vecindarios, de hecho ha ignorado cualquier mejora sensible a la seguridad, y en lugar de ello en los últimos años ha incrementado drásticamente su volumen de vuelos, a todas horas del día y la noche, aparentemente en todo tipo de climas sobre vecindarios más residenciales y a más sitios riesgosos y alejados, en altitudes más bajas, al tiempo que no ha atendido para nada las preocupaciones sobre la seguridad en tierra y las perturbaciones a la comunidad, agregó.

Sin embargo, la FAA indicó que supervisa regularmente a todos los operadores aéreos turísticos de Hawai y se asegura de que las compañías atiendan cualquier problema que surja, dijo Ian Gregor, portavoz de la agencia, en un correo electrónico.