Gran Bretaña investiga planes de Amazon por Deliveroo

Las autoridades británicas anunciaron el viernes que investigan la posibilidad de que los planes de Amazon de comprar Deliveroo violen las normas de competencia justa.

Las autoridades británicas anunciaron el viernes que investigan la posibilidad de que los planes de Amazon de comprar Deliveroo violen las normas de competencia justa.

Ninguna de las dos empresas ha dado pruebas fehacientes de que la anunciada compra de Deliveroo _una plataforma británica de reparto de alimentos_ respetará los derechos de los consumidores, restaurantes y supermercados, determinó la Autoridad de Competencia en Mercados.

Añadió que las dos compañías tenían como plazo el 18 de diciembre y que al no cumplirlo se sometían a una pesquisa exhaustiva. La "fase dos" de esa pesquisa podría demorar hasta seis meses.

Las autoridades británicas han estado escrutando el acuerdo desde que Amazon anunció en mayo una inversión en Deliveroo, con sede en Londres, por 450 millones de libras (590 millones de dólares).

La agencia advirtió que tal inversión podría provocar "una merma sustancial en la competitividad" dentro del pujante sector de los envíos a domicilio de enseres básicos.

Deliveroo, que opera en varios otros países europeos, se expresó confiado en su capacidad de convencer a la agencia de que el acuerdo no afectará la competencia justa.

Amazon no logró que las autoridades británicas aprobaran su servicio de envío de alimentos a restaurantes y lo tuvo que cerrar a fines del año pasado. En ese entonces enfrentaba una fuerte competencia de compañías como Deliveroo, Just Eat y UberEats.

El servicio de Amazon, llamado Amazon Restaurants, sí funciona en varias ciudades de Estados Unidos.

Deliveroo, fundada en 2013, cuenta con unos 60.000 vehículos que despachan alimentos a unos 80.000 restaurantes en 14 países, como Australia, Italia, Francia, Singapur, Kuwait y España.