Policía de India reprime protestas y bloquea internet

La policía en Nueva Delhi apaleó el viernes a manifestantes que protestaban por una nueva ley que otorga la nacionalidad india a personas no musulmanas de otros no países, antes de subirlos a la fu...

La policía en Nueva Delhi apaleó el viernes a manifestantes que protestaban por una nueva ley que otorga la nacionalidad india a personas no musulmanas de otros no países, antes de subirlos a la fuerza en autobuses.

Una veintena de manifestantes se congregaron frente al edificio del gobierno de la provincia de Uttar Pradesh en la capital, para protestar por la muerte de sus compañeros y denunciar la brutalidad policial en las marchas recientes.

Unidades policiales y paramilitares se desplegaron y el acceso a internet fue bloqueado en las zonas musulmanas de Uttar Pradesh, donde más de una decena de personas han sido abatidas fatalmente y más de 1.000 han sido arrestadas desde que el Parlamento aprobó la ley a inicios de mes.

La ley otorga la ciudadanía de India a hindúes, budistas, sijs, cristianos, jains y parsis de Bangladesh, Pakistán y Afganistán, pero no para los musulmanes.

Amplios sectores la han denunciado como discriminatoria y violatoria de la constitución laica de India y han presentado demandas ante la Corte Suprema. Decenas de miles de personas han salido a las calles de India para pronunciarse en contra de la normativa.

Por lo menos 23 personas han muerto en las protestas en todo el país y se han convertido en el primer escollo para el primer ministro nacionalista hindú, Narendra Modi, desde que ganó las elecciones por abrumadora mayoría a inicios de este año.

Modi defiende la iniciativa y acusa la oposición de estar llevando al país a "una psicosis".

Dieciséis de las muertes ocurrieron en Uttar Pradesh, según el portavoz oficial de esa región Awanish Awasthi. Allí, donde el partido de Modi controla la gobernación, el 20% de la población es musulmana.

Drones de las fuerzas de seguridad han sobrevolado Uttar Pradesh como parte de los intentos de vigilar las protestas, que se volvieron violentas tras las tradicionales plegarias musulmanas del viernes. Las autoridades bloquearon internet para dispositivos móviles en una tercera parte del estado, incluso en la capital, Lucknow, donde una persona fue abatida fatalmente la semana pasada.