Montenegro adopta polémica ley sobre propiedades religiosas

El Parlamento de Montenegro aprobó el viernes una controversial ley sobre derechos religiosos, luego de escenas caóticas en la asamblea que resultaron en el arresto de todos los legisladores oposito...

El Parlamento de Montenegro aprobó el viernes una controversial ley sobre derechos religiosos, luego de escenas caóticas en la asamblea que resultaron en el arresto de todos los legisladores opositores y que apoyan a Serbia.

La votación se produjo luego de un día de protestas nacionales por partidarios de la Iglesia Ortodoxa Serbia, que dicen que la ley la despoja de sus propiedades, incluso monasterios y templos medievales. El gobierno lo ha negado.

Tratando de impedir la votación, los legisladores proserbios lanzaron lo que pareció ser un bote de gas lacrimógeno o fuegos artificiales y trataron de destruir micrófonos en el Parlamento. Policías en ropa de civil y con máscaras antigás intervinieron, arrestando a 22 personas, incluso 17 legisladores opositores.

A excepción de tres, los legisladores fueron dejados en libertad más tarde. Los tres que permanecen detenidos son sospechosos de atacar al presidente del Parlamento y de impedirle realizar su trabajo, dijo la policía.

Dos de los legisladores arrestados fueron condenados en mayo a cinco años de prisión por participar en un supuesto intento de golpe de Estado orquestado por Rusia en 2016 contra el entonces primer ministro de Montenegro y actual presidente pro-occidental, Milo Djukanovic. Los dos, Andrija Mandic e Ivan Knezevic, quedaron en libertad a la espera de sus apelaciones.

"Estamos preparados para morir por nuestra Iglesia y eso es lo que demostramos esta noche", dijo el líder opositor Andrija Mandic durante la sesión tumultuosa.

La iniciativa de ley, aprobada por 45 legisladores de la coalición de gobierno, dice que las comunidades religiosas necesitarán presentar evidencia de posesión de sus propiedades de antes de 1918, cuando Montenegro se unió a un reino encabezado por Serbia y perdió su independencia.

En la vecina Serbia, el presidente Aleksandar Vucic dijo que estaba preocupado, pero que esperaba que las tensiones se suavicen y que "se conserven las vistas sagradas de nuestra Iglesia". Vucic prometió ayudar a la Iglesia Serbia en Montenegro "sin quemar puentes".

También el viernes, estalló una pelea breve en el Parlamento serbio, cuando los legisladores nacionalistas de la oposición levantaron pancartas criticando lo que llamaron una falta de respuesta de Serbia a los acontecimientos en Montenegro.

"Esta violencia del régimen montenegrino antiserbio de la OTAN contra el pueblo serbio no debe pasar sin una respuesta de Serbia", dijo el ministro serbio Nenad Popovic, quien es conocido por sus opiniones incondicionales a favor de Rusia.

Montenegro se convirtió en miembro de la OTAN en 2017 a pesar de la fuerte oposición de Rusia y su aliado Serbia.

La Iglesia Ortodoxa Serbia en Montenegro describió la ley como "discriminatoria e inconstitucional".

El viernes, la iglesia acusó a las autoridades montenegrinas de "incitar a la división y el odio". Adicionalmente, llevar al país a "una situación que no puede causar bien a nadie".