EEUU: Policía perdona citatorio a mujer que robó comida

Un policía de Minnesota que emitió un citatorio a una mujer por robar víveres, cambió de opinión cuando se enteró que la viuda de 61 años cuidaba a varios hijos y nietos, y estaba desesperada p...

Un policía de Minnesota que emitió un citatorio a una mujer por robar víveres, cambió de opinión cuando se enteró que la viuda de 61 años cuidaba a varios hijos y nietos, y estaba desesperada por conseguir comida.

Sarah Lindgren, quien vive en Oakdale, escaneaba mercancía en una caja de pago sin cajero de Walmart unos días antes de Acción de Gracias cuando cayó en la cuenta de que había más comida en su carrito de la que podía pagar. Aun así, embolsó los víveres y se dirigió a la puerta en su silla de ruedas motorizada, reportó el periódico St. Paul Pioneer Press.

Para entonces ya estaba harta, dijo. Simplemente estaba cansada y exhausta. Ya no me importaba.

El esposo de Lindgren murió inesperadamente hace unos años, por lo que ella tuvo que cuidar de su hija discapacitada, sus gemelos de 18 años, cuatro nietos y una bisnieta. Le faltaba dinero y había racionado la comida.

Había pasado un tiempo desde la única vez que tuvimos una buena comida, dijo. Estaba determinada a darles una buena comida sin importar lo que me costara.

Cuando se dirigía hacia la salida, un empleado la detuvo y le pidió que fuera a una habitación privada para esperar a la policía.

El policía de Woodbury Bryan Wagner, quien recibió la denuncia, escuchó la historia de Lindgren, pero no estaba seguro de creerle. Muchas personas que se enfrentan a circunstancias similares le mienten, señaló, y emitió un citatorio para Lindgren por robo.

Sin embargo, Wagner decidió investigar más a fondo la situación de la viuda y descubrió que no tenía antecedentes delictivos, ningún roce con la policía y, en efecto, cuidaba a muchos niños, así que rompió el citatorio.

Pero Wagner no se detuvo ahí. Fue al Banco de Alimentos de Emergencia Christian Cupboard en Oakdale para obtener información que pudiera darle a Lindgren. Los voluntarios del lugar le dieron más que eso.

Me permitieron comprar cosas para ella y me ayudaron todo el tiempo, llenando todo el asiento delantero, el asiento trasero y el maletero de mi patrulla con comida, junto con otras provisiones, para la familia de la mujer, dijo Wagner.

Cuando Lindgren vio la patrulla pararse frente a su casa, pensó que Wagner iba a arrestarla y posiblemente quitarle a los niños. Se quedó impactada cuando vio los alimentos y, al principio, se negó a aceptarlos porque decía que no los merecía. Cuando el agente la convenció de tomar los bienes, estaba abrumada de emoción.

Lloró y me abrazó durante unos dos minutos seguidos, dijo Wagner.

Fue como un ángel de la guarda para mí, dijo Lindgren. Nunca había visto que un policía hiciera lo que él hizo. Es mi héroe.