Aval político a Biden refleja la batalla por el voto latino

La campaña de Joe Biden para ganar la candidatura presidencial demócrata hacia las elecciones generales de 2020 recibió el lunes un impulso importante de uno de los principales representantes de la...

La campaña de Joe Biden para ganar la candidatura presidencial demócrata hacia las elecciones generales de 2020 recibió el lunes un impulso importante de uno de los principales representantes de la comunidad latina en el Congreso. El representante por California Tony Cárdenas, respaldó al exvicepresidente como la mejor esperanza de los demócratas para derrotar al presidente Donald Trump.

"La gente se da cuenta de que es una cuestión de vida o muerte para ciertas comunidades", dijo Cárdenas en una entrevista a The Associated Press. Dijo que los demócratas necesitan detener el nacionalismo populista de Trump, sus políticas migratorias de línea dura y su retórica xenófoba, que el congresista calificó de cruel.

Cárdenas es el presidente de Bold PAC, el brazo político del Caucus Hispano del Congreso.

El anuncio fue hecho luego de un fin de semana de manifestaciones encabezadas por el precandidato presidencial Bernie Sanders con Alexandria Ocasio-Cortez, una congresista por Nueva York que se ha vuelto la cara del movimiento progresista y una defensora clave de la segunda precandidatura del senador de Vermont por la Casa Blanca.

Sanders y Biden son los principales precandidatos demócratas entre los hispanos, según la mayoría de las encuestas. Ambos muestran enfoques totalmente diferentes hacia los comicios del año próximo.

Biden está sacando provecho de su carrera de 36 años en el Senado y de dos mandatos como vicepresidente de Barack Obama para tratar de sacar de la jugada a sus rivales por la candidatura demócrata, apelando a los diversos sectores demográficos. Cárdenas se unió a otros cuatro miembros hispanos del caucus que ya respaldaron a Biden, una muestra de apoyo del establishment hispano, que contrasta con algunos activistas latinos que han denunciado a Biden por las cifras de deportaciones durante el gobierno de Obama.

Sanders, fiel a su largo mandato en el Capitolio como un demócrata de izquierda, ha rehuido del establishment al hacer promesas de una revolución política, tal como lo hizo cuando terminó en segundo sitio en la campaña hacia nominación de los demócratas en 2016.

Sanders y sus seguidores sostienen que las estructuras políticas existentes no pueden ayudar a los estadounidenses de clase trabajadora, sean inmigrantes o no. Creen que con ese argumento pueden atraer suficientes votantes nuevos e irregulares para derrotar a Trump en noviembre.