Cuba llama a diplomática de EEUU para quejarse

La cancillería cubana llamó a la encargada de negocios de Estados Unidos en Cuba, la máxima funcionaria de ese país en La Habana, para quejarse de la conducta deplorable de Washington en materia d...

La cancillería cubana llamó a la encargada de negocios de Estados Unidos en Cuba, la máxima funcionaria de ese país en La Habana, para quejarse de la conducta deplorable de Washington en materia de derechos humanos hacia la isla.

Un reporte del periódico oficial Granma en su versión digital dio cuenta el lunes que el director de Temas Bilaterales de la Dirección General de Estados Unidos, Yuri Gala, convocó para un intercambio a la encargada de la embajada norteamericana en La Habana, Mara Tekach.

Gala también publicó en su cuenta de Twitter sobre el encuentro, que se produjo el viernes.

Recibí en @CubaMINREX a Encargada de Negocios de EEUU, a la que pedí trasladara a su gobierno las profundas preocupaciones e insatisfacciones de #Cuba por la conducta y trayectoria deplorables del Gobierno de #EEUU en materia de derechos humanos, escribió Gala.

No hubo de inmediato una reacción de la sede diplomática estadounidense en la isla.

Cuba y Estados Unidos atraviesan el momento más bajo de su relación bilateral luego de que hace cinco años el presidente Barack Obama relanzara las relaciones tras casi 60 años de ruptura.

El actual mandatario Donald Trump incrementó dramáticamente las sanciones este año desde restricciones para viajes, cancelación de cruceros, suspensión de vuelos hasta la habilitación para que se pueda llevar a las cortes a empresas de terceros países por operar con Cuba y la persecución de las navieras que traen petróleo a la isla.

Además, retiró buena parte de sus diplomáticos en la isla luego de un incidente de salud de causas desconocidas que afectó a varios representantes.

La situación perjudicó a miles de familias que tienen parientes a ambos lados del Estrecho de La Florida, emprendedores que se quedaron sin insumo, arrendadores particulares de casas y hasta choferes que no pudieron trabajar porque no tuvieron gasolina, entre otros.

El objetivo es asfixiar a la mayor de las Antillas y desacreditar a la Revolución cubana a nivel internacional, expresó Granma.

La administración Trump indicó que espera presionar a la isla para que cambie su modelo político.