Líderes separatistas catalanes obtienen victoria legal

La fiscalía española pide que se mantenga la orden de arresto contra Puigdemont

La fiscalía española pide que se mantenga la orden de arresto contra Puigdemont

La fiscalía española pidió el lunes a un juez de España que mantenga las órdenes de arresto internacionales contra el expresidente catalán Carles Puigdemont y uno de sus colegas en momentos en que ambos intentan ocupar un escaño en el Parlamento Europeo.

La fiscalía dijo que también quiere que el juez pida al Parlamento Europeo que suspenda la inmunidad de Puigdemont y del exmiembro del gabinete catalán Toni Comin como miembros electos del Parlamento.

Dijo en un comunicado que las órdenes de arresto contra los dos separatistas catalanes sólo podrán quedar sin efecto una vez que ambos "comparezcan voluntariamente o sean entregados para responder de los cargos que se les atribuyen".

Puigdemont y Comin viven en el exilio en Bélgica desde que huyeron de España en 2017 cuando varios de sus compañeros fueron encarcelados por su papel en un referendo independentista vedado. España ha pedido su arresto, pero ellos lo han apelado.

Los dos son buscados en España por su participación en el intento de secesión por parte del gobierno catalán y legisladores separatistas. Fueron elegidos al Parlamento Europeo en mayo como representantes de los partidos separatistas catalanes de España.

El viernes, el máximo tribunal de la Unión Europea revocó una decisión que impedía a Puigdemont y Comin tomar sus escaños en el Parlamento Europeo. Sin embargo, no está claro si finalmente se les permitirá tomarlos.

Un día antes, el mismo tribunal dictaminó que el exvicepresidente catalán Oriol Junqueras, el número 2 de Puigdemont y quien cumple una pena de prisión en España, tenía derecho a la inmunidad parlamentaria cuando también fue elegido para el Parlamento Europeo durante un juicio antes este año.

El prohibido referendo en Cataluña y la represión policial provocaron una de las mayores crisis políticas en España de las últimas décadas, y continúan las protestas en la próspera región de 7,5 millones de habitantes.