Australia: Gobierno defiende plan climático pese a incendios

El asediado primer ministro de Australia defendió el lunes la política climática de su gobierno, mientras las autoridades advertían de que la crisis de incendios forestales que asfixia al estado m...

El asediado primer ministro de Australia defendió el lunes la política climática de su gobierno, mientras las autoridades advertían de que la crisis de incendios forestales que asfixia al estado más poblado del país podría prolongarse durante meses.

Unos 200 incendios arden en cuatro estados, más de la mitad en Nueva Gales del Sur. Sesenta de los fuegos están descontrolados.

El desastre ha renovado las críticas de que el gobierno conservador de Scott Morrison no ha hecho suficiente por combatir el cambio climático.

Morrison rechazó las peticiones de que reduzca la lucrativa industria australiana del carbón. Australia es el principal exportador de carbón y gas natural licuado.

No voy a amortizar los empleos de miles de australianos abandonando industrias tradicionales, dijo a Channel Seven.

Morrison pasó el lunes por la mañana por varias televisoras, tras sus criticadas vacaciones familiares en Hawai en plena crisis por los incendios.

EL primer ministro terminó abreviando sus vacaciones y regresó a Sydney durante el fin de semana, antes de visitar centros de evacuaciones y control de emergencias, así como a las familias de dos bomberos fallecidos cuando combatían las llamas el jueves pasado al suroeste de Sydney.

Todos tomamos decisiones. Ustedes lo hacen como padres, yo lo hago como padre. Intentamos equilibrar las responsabilidades de nuestra vida laboral y todos intentamos hacerlo bien, dijo Morrison a Channel Seven.

En los últimos meses han ardido más de 3 millones de hectáreas (7,4 millones de acres) en todo el país. Nueve personas han muerto y más de 900 viviendas quedaron destruidas. En Nueva Gales del Sur han ardido casi 800 casas, y la semana pasada el estado quedó paralizado por un estado de emergencia de siete días debido a las condiciones catastróficas.

Esta semana se esperan temperaturas más bajas y se emprenderán labores de auxilio necesitadas con urgencia en el estado.

Sin embargo, el comisario del Servicio de Bomberos Rurales de Nueva Gales del Sur, Shane Fitzsimmons, pintó un sombrío panorama en el largo plazo.

Tenemos que tener en mente que no esperamos que cualquier lluvia que se produzca suponga una diferencia significativa en estos incendios hasta enero o febrero, dijo.

Aún nos queda mucho. Aún nos quedan de cuatro a seis semanas como poco antes de que el tiempo nos dé un respiro significativo, añadió.

El gobierno de coalición de Morrison obtuvo en mayo un inesperado tercer mandato. Entre sus promesas estaba reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26% y un 28% para 2030, una cifra modesta comparada con el compromiso de la oposición de centroizquierda, de reducirlas un 45%.

Morrison insistió el lunes en que Australia cumplirá sus objetivos de emisiones.

Voy a mantener el rumbo de gestión responsable, abordando de forma responsable los cambios del cambio climático y asegurándome de forma responsable de que podemos avanzar nuestra economía en lo que en este momento es un clima muy difícil, dijo.