Modi ofrece un mitin mientras crecen las protestas en India

El primer ministro de India, Narendra Modi, se dirigió el domingo a los seguidores de su partido nacionalista hindú en un acto electoral, tras otro día de violencia entre la policía y los manifest...

El primer ministro de India, Narendra Modi, se dirigió el domingo a los seguidores de su partido nacionalista hindú en un acto electoral, tras otro día de violencia entre la policía y los manifestantes que protestaban por una nueva ley de ciudadanía que excluye a los musulmanes.

Veintitrés personas han muerto en todo el país en las protestas desde la aprobación del texto en el Parlamento este mes.

La mayoría de las muertes ocurrieron en el estado norteño de Uttar Pradesh, donde el 20% de los 200 millones de habitantes son musulmanes. La policía ha negado cualquier mala práctica. Entre los 15 muertos en el estado había un niño de ocho años fallecido en una estampida, según la policía.

Las autoridades han tenido problemas para contener la situación, prohibiendo las asambleas públicas y bloqueando el acceso a internet.

Modi subió al escenario para un mitin que inauguraba la campaña de su partido Bharatiya Janata para las elecciones a la asamblea legislativa de Nueva Delhi, que se celebran en febrero. Ante un mar de simpatizantes, les animó a corear Unidad en la diversidad es la especialidad de India.

También pidió a la gente que se alce y muestre respeto a los miembros electos del Parlamento, (por) la decisión de aprobar la CAB, siglas en inglés de la Ley de Enmienda de Ciudadanía.

Las protestas contra la nueva ley son la mayor muestra de descontento contra el gobierno de Modi desde que fue elegido en 2014.

La ley permite que hindúes, cristianos y miembros de minorías religiosas que viven en India sin permiso de residencia obtengan la ciudadanía si pueden demostrar que sufrieron persecución religiosa en Bangladesh, Pakistán y Afganistán, tres países de mayoría musulmana. La ley no se aplica a los musulmanes.

Las voces críticas han calificado la ley como una violación de la constitución secular india y la ven como un nuevo intento del gobierno de Modi de marginalizar a los 200 millones de musulmanes del país. Modi defendió la ley, que describió como un gesto humanitario.

Un pequeño grupo de simpatizantes del partido de Modi marchó el domingo en Nueva Delhi. En otro punto de la capital, activistas del nordeste del país, una zona tribal donde la gente teme que la llegada de migrantes diluya su cultura y su influencia política, celebraron otra protesta.

___

Los periodistas de Associated Press Rishabh Jain en Nueva Delhi y Biswajeet Banerjee en Lucknow, India, contribuyeron a este despacho.