Putin ve poco fundamento en el juicio político a Trump

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo el jueves que el juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene poca base.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, dijo el jueves que el juicio político al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tiene poca base.

En su conferencia de prensa anual en Moscú, Putin dijo que el proceso en Washington es una continuación de la lucha de los demócratas contra Trump, y predijo que la moción sería rechazada por el Senado estadounidense.

El partido que perdió las elecciones continua la lucha por otros medios, dijo Putin, comparando el proceso de juicio político con la investigación anterior en Estados Unidos sobre colusión de Trump con Rusia, acusaciones que el mandatario ruso calificó como sin base.

En otra pregunta antes, Putin señaló que el cambio climático plantea nuevos desafíos para Rusia, amenazando ciudades y pueblos rusos en el írtico construidos sobre permafrost.

Además, señaló, los cambios en el clima podrían provocar incendios, inundaciones devastadoras y otras consecuencias negativas.

El mandatario hizo hincapié en que Rusia se ha atenido al Acuerdo de París, que pretendía combatir el calentamiento global.

También afirmó que aún se desconocían algunos factores responsables del cambio climático y que este era difícil de predecir.

Putin, que lleva dos décadas en el poder, elogió los logros económicos de su mandato. Recalcó que Rusia se ha convertido en el mayor exportador mundial de grano, superando a Estados Unidos y Canadá y en un cambio drástico con la era de la Unión Soviética, que dependía en gran medida de las importaciones de grano.

Además, señaló a la modernización de la industria, señalando que tres cuartas partes de los equipamientos industriales en el país tenían 12 años o menos.

El país también ha construido tres nuevos aeropuertos y 12 estaciones de ferrocarril, y multiplicado por dos el número de autopistas importantes.

La economía rusa sufrió un doble revés por la caída de los precios globales del petróleo y las sanciones occidentales después de que Moscú se anexionara Crimea en 2014. El país se ha ido recuperando despacio desde 2017 tras dos años de estancamiento.

Las relaciones entre Rusia y Occidente siguen en su peor estado desde la Guerra Fría y las sanciones occidentales han continuado frenando el crecimiento de la economía rusa.