Survivor enfrenta nuevas realidades de la era del #MeToo

El concurso de CBS Survivor terminará su 39a edición esta semana en medio de la controversia por la primera salida impuesta a un participante, un agente de Hollywood que tuvo que hacer la maleta des...

El concurso de CBS Survivor terminará su 39a edición esta semana en medio de la controversia por la primera salida impuesta a un participante, un agente de Hollywood que tuvo que hacer la maleta después de que un grupo de mujeres jóvenes se quejara de toqueteos inapropiados.

La abrupta salida del concursante Dan Spilo, por lo que CBS dijo que era un incidente fuera de cámara que involucró a una miembro del personal, no aplacó las dudas sobre si el canal tomó las medidas adecuadas con un asunto de la era del #MeToo del que sabía desde hace meses.

CBS tendrá la posibilidad de hablar sobre sus decisiones el miércoles cuando transmita el tradicional programa de una hora de análisis tras el final de la temporada. Spilo no fue invitado a participar. Y por primera vez el programa de charla sobre la temporada será grabado en vez de en vivo.

La salida de Spilo fue anunciada al final del episodio de la semana pasada. CBS no dio detalles, pero la revista People reportó que tocó la pierna de una mujer durante un paseo en bote. Spilo dijo que había perdido el equilibrio, pero la integrante del personal dijo que el contacto había durado demasiado, dijo Steve Helling, uno de los redactores principales en People. Y eso fue la gota que derramó el vaso.

Pero a mitad de temporada la concursante Kellee Kim, una estudiante de 28 años, lloró en cámara mientras discutía incidentes en los que Spilo, de 48 años, hacía cosas como tocarle el cabello. Ella y otra concursante, Missy Byrd de 24 años, dijeron que Spilo ponía su brazo alrededor de su cintura o que tocó las caderas de una mujer junto a la que estaba recostado una noche.

Durante la plática un productor interrumpió para decirle a Kim que debería acudir a él cuando algo así ocurriera porque no quiero que nadie se sienta incómodo.

Es muy desagradable porque es como si no pudieras hacer nada al respecto, dijo en pantalla. Siempre hay consecuencias por no dejarse. Esto pasa en la vida real, en el trabajo, en escuelas. No puedes decir nada porque se reflejará en tu trayectoria, afectará cómo te ve la gente.

Los concursantes votaron porque Kim saliera del juego, mientras que Spilo permaneció.

CBS dijo que habló con otros integrantes del elenco después de esa charla, tanto individualmente como en grupo, sobre el respeto al espacio personal. Algunos concursantes han dicho que sintieron que fue una advertencia general, no específica, y parecían realmente sorprendidos cuando el anfitrión Jeff Probst les informó que Spilo había quedado fuera.

El incidente también se volvió parte del juego, y los concursantes hablaron sobre el comportamiento de Spilo, honestamente y también de manera engañosa al crear planes sobre cómo votarían para expulsarlo de la isla. Una de las concursantes, Janet Corbin de 59 años, dijo que en un principio pensaba que Spilo era un tipo de la vieja guardia, que no sabía lo que estaba haciendo, pero al final llegó a la conclusión de que no puedo darle la espalda a lo que está pasando con estas chicas.

Desde el primer episodio Kim se quejó de que Spilo había violado los límites personales.

Pero la seriedad con la que se tomó en un principio crearon dudas. Dalton Ross, quien escribe en un blog sobre el programa para Entertainment Weekly, se preguntó tan pronto como después de transmitido el primer episodio si Spilo simplemente estaba haciendo su mejor personificación de Joe Biden o si es naturalmente una persona que toca con libertad.

Los productores de Survivor suelen detestar interferir con su juego, que se trata de sobrevivir a las dificultades en una isla tropical. Quizá pensaron que este era un obstáculo más. CBS no quiso hacer comentarios para este reportaje.

James Poniewozik, critico de televisión en el The New York Times, criticó la manera inepta, vergonzosa y evasiva en la que Survivor manejó la aparente conducta sexual inapropiada en el set.

La realidad que retrató esta temporada es deprimente: La realidad de cómo son minimizadas las quejas de las mujeres y cómo las operaciones con mucho dinero no logran hacer lo correcto, incluso cuando literalmente millones de ojos los están viendo, escribió Poniewozik.

Helling de People, quien se describe como un fan del programa, también dijo que creía que los productores y CBS manejaron mal la situación.

Te dirán que intervinieron, y sí lo hicieron, pero no de una manera significativa, dijo.

Survivor es un reality show, pero la realidad que retrata es prefabricada, los productores crean una historia con las imágenes que graban. Ante esta situación temas serios sobre raza, género y sexualidad fueron a veces retirados en años anteriores, a ellos se les puede dar el crédito de hacer esa parte del programa, agregó Helling.

El comportamiento de Spilo tampoco es aislado. Una mujer de Survivor se quejó de que un compañero de elenco excitado se restregó contra ella y el ganador original Richard Hatch tenía el hábito de competir desnudo.

Spilo no devolvió los mensajes enviados por The Associated Press, pero People dijo el martes que había enviado un comunicado disculpándose por sus acciones.

Realmente lamento que cualquiera se haya sentido incómodo con mi comportamiento, dijo Spilo. En mi vida siempre he tratado de tratar a los otros con decencia, integridad y amabilidad. Simplemente puedo esperar que mis acciones en el futuro me ayuden a reparar el daño y me enseñen a ser el tipo de padre, esposo, colega y amigo que siempre he querido ser.

A casi dos décadas de su primera temporada en CBS, Survivor sigue teniendo un rating sólido si no es que espectacular. Su promedio de audiencia de 8,5 millones es 10% menor que la temporada pasada, según datos de Nielsen, pero los ratings han sido menores para la mayoría de los canales en general. Es el 26o programa más popular en la lista de horario estelar de Nielsen, tras haber estado en el puesto 30 el año pasado.