Alcalde de Río de Janeiro suspende pagos debido a deudas

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, suspendió los pagos en las tesorerías municipales en medio de una crisis presupuestaria ocasionada por adeudos a profesionales médicos.

El alcalde de Río de Janeiro, Marcelo Crivella, suspendió los pagos en las tesorerías municipales en medio de una crisis presupuestaria ocasionada por adeudos a profesionales médicos.

La medida suspende todos los pagos, incluidos los de proveedores y los salarios de fin de año para los funcionarios públicos locales. El Ayuntamiento emitió la resolución luego de que fallos en un tribunal laboral congelaron las cuentas municipales y obligaron a las autoridades a pagar a médicos, enfermeras y otros profesionales de la salud contratados por organizaciones sociales que operan clínicas de salud y llevaban meses sin percibir un salario.

Es una medida prudente que pretende organizar las cuentas municipales hasta que esas interrupciones determinadas por el sistema de justicia se acaben, dijo el Ayuntamiento de Río de Janeiro en un comunicado de prensa.

Crivella, un obispo evangélico, ha sido acusado de estar más interesado en disputas culturales que en dirigir a la segunda ciudad más grande de Brasil. Ha trabajado para quitar recursos públicos a las escuelas de samba involucradas en el famoso Carnaval, ordenó que se retirara de una feria de libro una libreta de historietas donde aparecían dos homosexuales besándose y recientemente impidió que los periodistas de la cadena Globo asistieran a sus eventos.

Puede volver a postularse para las elecciones de 2020. Una encuesta publicada esta semana mostró que tiene una tasa de desaprobación de 72%, comparado con 40% en octubre. Únicamente 8% de los encuestados mostraron su apoyo a Crivella, de acuerdo con la encuestadora Datafolha. Alrededor de dos tercios de los encuestados dijeron que el sector de salud es el problema más grande de la ciudad, seguidos por 12% que citaron la violencia.

La semana pasada, Río de Janeiro llegó a un acuerdo con el gobierno federal para transferir 152 millones de reales (37 millones de dólares) para poder pagar su deuda con los trabajadores del sector salud que se declararon en huelga tras dos meses sin recibir su salario, de acuerdo con el Ministerio de Salud, que añadió que el alcalde solicitó que los fondos estuvieran disponibles.