Honduras declara emergencia en sistema carcelario

El gobierno de Honduras declaró el martes el estado de emergencia en el sistema penitenciario nacional, que incluye una intervención por seis meses, debido a los últimos crímenes acontecidos en di...

El gobierno de Honduras declaró el martes el estado de emergencia en el sistema penitenciario nacional, que incluye una intervención por seis meses, debido a los últimos crímenes acontecidos en diferentes cárceles y al reciente asesinato del director de una prisión.

Para ello nombró una comisión interventora especial y suspendió a las autoridades de todo el sistema penitenciario mientras dure el proceso, que tiene como propósito sanear los centros infiltrados por el crimen organizado y el narcotráfico.

La medida fue adoptada por el presidente Juan Orlando Hernández y el Consejo de Seguridad.

Nos hemos reunido y llegamos a la conclusión de que es necesaria la intervención para estabilizar y evitar que sigan las acciones de violencia y muerte", declaró a medios locales el ministro de la Presidencia, Ebal Díaz.

La ola de violencia se desató el 26 de octubre cuando se produjo el crimen del narcotraficante Nery Orlando López Sanabria, conocido como Magdaleno Meza Fúnez, ultimado a disparos y cuchilladas por sus compañeros de celda de la cárcel de Morocelí, en el departamento de El Paraíso. El crimen quedó registrado en los videos de seguridad de la prisión.

La acción provocó reacciones de grupos criminales que el 13 de diciembre asesinaron a balazos al director de la cárcel de Morocelí, Pedro Idelfonso Armas, quien era el oficial que estaba platicando con López Sanabria en el momento en que lo mataron.

Armas fue ultimado a tiros en una carretera que lleva al sur de Honduras por hombres que se conducían en motocicletas. Tras perseguirlo, lo bajaron del carro y le dispararon a quemarropa.

El más reciente suceso ocurrió el 14 de diciembre en ese mismo centro penal cuando en un amotinamiento un recluso mató a balazos a cinco internos.

En otros penales también se reportaron incidentes como el del 4 de diciembre en el centro de reclusión de menores Renaciendo en el que murieron cuatro jóvenes, varios resultaron heridos y al menos 17 escaparon.